ARTE

Diez galerías básicas de PHotoEspaña 2018

PHotoEspaña cuenta también con una dimensión más comercial: el festival paralelo que se construye con las propuestas de las galerías de Madrid participantes en el programa «off»

Actualizado:

12345678910
  1. Boamistura (Ponce+Robles)

    ¿Qué hace una propuesta instalativa en un festival de foto? Pues romper moldes. El primero, está pensada para «ser vista» con el móvil (esto es, en foto); de ahí que sus líneas de fuga se sitúen a la altura de las manos. Asimismo, supone la entrada del colectivo en una galería, ocupando sus espacios (falseando otros) como lo hacen en el exterior gracias a la fórmula de la anamorfosis: y proponen un recorrido desde seis puntos con los que componen el poema «Vida» de José Hierro, cuyos versos se solapan en bellos juegos visuales. Hasta el 13 de julio en Ponce + Robles.

  2. Javier Viver (Cámara Oscura)

    En un momento en el que el fotolibro se convierte en vía de escape para muchos fotógrafos ante la imposibilidad de exponer su obra, Javier Viver consigue llevar a la sala Revelations, que le valió el Premio Nacional al mejor libro de arte de 2016. En él, su autor constata el dulce idilio que vive aunando foto y ciencia, reinterpretando el archivo de La Salpêtrière, el primero de la psiquiatría moderna y, por tanto, pionero en dar paso a lo incongruente en el pensamiento racional. Lo «inclasificable» adquiere dimensión plástica e invita a la reflexión. Hasta el 28 de julio en Cámara Oscura.

  3. Alicia Martín (Lucía Mendoza)

    Nos gusta la última Alicia Martín, que ha demostrado todo lo que vale en citas recientes, como Palíndromo (DA2) y Archivo 113 (Lázaro Galdiano). En ellas, el libro, su fetiche, se ha aliado con la fotografía, dando pie a un sólido retratodeartista, cuyos ecos llegan ahora a la galería Lucía Mendoza, de la mano de Paco Carpio como comisario.

    «Somos lo que leemos», parece decirnos Martín en esta cita, que desde la imagen fija y en movimiento (también la escultura), convierte la lectura en materia prima desde la que retratarse y retratarnos, manipulando el objeto-libro o «subrayando» sus con- tenidos. Hasta el 27 de julio en la galería Lucía Mendoza.

  4. Javier Pividal (Ogami Press)

    Dijimos que Javier Pividal daría que hablar, y ahí lo tienen, constatándolo. Aun- que desde Ogami Press ya lo sabían, siendo este De amor y ceniza complemento del proyecto que en 2015 articularon con este creador. El universo pasoliniano de esa cita se amplía aquí con los retratos de algunos de sus personajes (de El Evangelio según San Mateo, de Teorema) realizados en ceniza, que interrogan sobre lo que es una imagen (en la estela de Barthes) mientras aporta al resultado un cariz instalativo que potencia ausencias y presencias. Hasta el 11 de julio en Ogami Press.

  5. Alfredo Testoni (José de la Mano)

    Siempre es un placer regresar a José de la Mano (galería que se alzó con el Premio Off en 2017), porque allí se descubren nombres, lo que constata la labor de investigación y «arqueología» desarrollada por esta firma, y que no está reñida con una veta comercial. Le toca el turno ahora al uruguayo Alfredo Testoni de los años cincuenta, obsesionado entonces por la arquitectura (fachadas y muros) y los retratos psicológicos, década esta en la que su trayectoria queda vinculada a España. Hitos que aquí se rememoran. Hasta el 31 de julio en la galería José de la Mano.

  6. Ros, Miserach, Muller...

    Este PHE aún depara más autores históricos o que experimentan con técnicas del pasado, escapando de la foto digital de usar y tirar. Entre los primeros, Miserach, en La Fábrica (su Costa Brava Show, en la imagen, hace dudar si hemos cambiado tanto) y Muller en Tiempos Modernos (que demuestra por qué ha sido uno de los mejores autores de calle). Entre los segundos, Alberto Ros (Blanca Berlín), maestro del colodión, técnica anterior a la foto que imprime sobre las hojas de las plantas usando la clorofila vegetal.

  7. Germán Gómez (Fernando Pradilla)

    Y frente a aquellos autores (pocos) que luchan contra la idea de la foto como obra múltiple, otros, como Germán Gómez, que la convierten en obra única porque, además, está es manipulada, intervenida, rasgada, craquelada, fusionada con el dibujo, humanizada por incluir huellas frente a la asepsia de la cámara. En Fernando Pradilla reúne dos de sus mantras (la ciudad y el cuerpo), salpimentados por las pasiones humanas, sin las que este creador no sería tan grande. Hasta el 14 de julio en la galería Fernando Pradilla.

  8. Gorka Postigo (La Fresh Gallery)

    Presente-Futuro, de Gorka Postigo, en La Fresh Gallery, es, íntimamente, un homenaje del fotógrafo a su galerista, aunque, de forma más pública y abierta, un alegato a la diversidad y a la libertad. Porque no hay nada peor que el silencio, que la invisibilidad. Este ya consagrado joven fotógrafo rompe una lanza por todos aquellos adolescentes transgénero que se atreven a dar el paso de tomar las riendas de su propia vida. Y más representaciones identitarias en la Twin Gallery de la mano de Valle Galera.

  9. Daniel Garbade (Belén ArtSpace)

    Sirva también este off para descubrir nuevos valores (y hasta nuevos espacios), como el Daniel Garbade que entra en Belén ArtSpace. Desde CentroCentro, el festival avisa que la mejor foto actual se hace en Suiza. Descubrámoslo con este compatriota. De igual forma que analizamos cómo asumen el cuerpo Guibert Rosales (PuxaGallery) y Julien Spiewak (Álvaro Alcázar) o se aproximan a lo arquitectónico Raúl Cabrera y Miguelangel Troccoli en Ex-Per-Im-Ent-o.

  10. Cristina de Middel (J. de Aizpuru)

    Cristina de Middel es la comisaria de la Carta Blanca de PHE'18, pero, en esa oferta, no ha agotado su «juego». Por ello también entra en la galería Juana de Aizpuru con una muestra de su factura: Milana del Toboso. Supone una vuelta de tuerca a la idea de nación española, pero con desparpajo y sorna. La vena documental hace mella en las rutas culturales alternativas que propone la alicantina (la España «animalista», la religiosa, la del «terror»...), en las que se impone la realidad teñida de cierta tragicomedia. Hasta el 27 de julio en la galería Juana de Aizpuru.