La salida de la final de los cien metros lisos que le daría a Jesse Owens la primera de sus cuatro medallas
La salida de la final de los cien metros lisos que le daría a Jesse Owens la primera de sus cuatro medallas - ABC

La vida de Jesse Owens llega al cine con «Race, el héroe de Berlín»

Las hijas del atleta norteamericano que humilló a Hitler declaran a ABC que «nuestro padre fue más valorado en Europa que en América»

LOS ÁNGELESActualizado:

Un total de dieciocho atletas negros representaron a los Estados Unidos en los juegos olímpicos de 1936, en Berlín. La fuerza auxiliar negra, como la llamaron los nazis, fulminó a los deportistas alemanes y también el mito de superioridad de la raza aria. Uno de los miembros de la fuerza auxiliar negra se convertiría en el héroe de Berlín. Un hombre que, por su entrega y la importancia de su victoria, representa el espíritu de Nike, la diosa griega del deporte.

El atleta norteamericano Jesse Owens ganó cuatro medallas de oro ante miles de alemanes, ante Hitler, ante Goebbels y su máquina de propaganda, y ante sus compañeros judíos apartados por la corrupción del comité olímpico. Fue Goebbles quien denominó a los deportistas afroamericanos de Estados Unidos; los auxiliares negros, y fue también el productor del filme «Olympia», brillante ejercicio cinematográfico de la directora Leni Riefenstahl, que dejó para la posteridad la humillación alemana.

Ochenta años después de conquistar Berlín con cuatro medallas; en cien metros (puedes leer la crónica de la carrera publicada por ABC aquí), doscientos, relevos 4x100 y salto de longitud, la vida de Jesse Owens se estrena en el cine. La película «Race, el héroe de Berlín» cuenta con la colaboración de dos de sus hijas, Beverly y Marlene Owens, que recibieron a ABC en una habitación del hotel Four Seasons de Los Ángeles. «Este es un filme muy emotivo porque nos hemos convertido en espectadoras de nuestras propias vidas. Algunos momentos de la cinta son muy duros para nosotras y nos hicieron darnos cuenta de detalles en la vida de nuestro padre que habíamos pasado por alto, detalles que nos demostraron lo difícil que fue su camino. Él sufrió mucho pero, a pesar de todo, siempre fue un hombre dedicado que peleó por cuidar de su familia de la mejor manera que pudo», explica Beverly, de 76 años, la pequeña de las tres hijas del corredor.

Las hijas de Jesse Owens
Las hijas de Jesse Owens - ABC

Jesse Owens nos regaló una de las imágenes más bellas del deporte cuando abrazó y conversó con Luz Long, su adversario alemán de salto de longitud. Poco antes del último salto Long había aconsejado, tras dos saltos nulos, que se alejara un poco en su última oportunidad. Owens le escuchó y voló algo más de ocho metros, una marca que se tardaría 25 años en batir.

Después, cuando Owens logró el oro, el atleta alemán dio otra muestra de deportividad diciéndole al norteamericano que dieran la vuelta de honor al estadio junto. Aquello no gustó en absoluto al regimén nazi, que acabó pasándole factura mandándole a la primera línea de guerra, donde moriría en el frente de Sicilia, durante la invasción británica.

Long y Owens mantuvieron correspondencia después de los Juegos Olímpicos e incluso el norteamericano visitó a su familia cuando acabó la guerra. El estadounidense diría de él: «Podrían fundir todas las medallas y copas que gané, y no valdrían nada frente a la amistad de 24 quilates que hice con Luz Long en aquel momento».