El pasado viernes una obra del artista británico Banksy se autodestruyó - Reuters

Así preparó Banksy la autodestrucción de su cuadro

Crecen los rumores acerca de que la casa de subastas Sotheby's estuvo implicada en un incidente con varias incógnitas que lo sobrevuelan

Actualizado:

El pasado viernes una obra del artista británico Banksy, «Girl With Balloon» (Niña con globo), se autodestruyó, como ya todos saben, tras ser subastada por 1,04 millones de libras (1,180 millones de euros) en la casa de subastas londinense Sotheby's.

El propio Bansky, cuya identidad se desconoce aunque hay varias teorías al respecto sobre quién es o quiénes son, publicó un vídeo en Instagram explicando cómo pergeñó su «autoatentado» artístico. En él, el artista callejero explica que había instalado la trituradora hacía varios años por si alguna vez salía a subasta y añade la siguiente cita de Picasso: «El impulso de destruir también es un impulso creativo».

Ver esta publicación en Instagram

. "The urge to destroy is also a creative urge" - Picasso

Una publicación compartida de Banksy (@banksy) el

El vídeo, que no dura ni un minuto, nos lleva después de esto a la propia casa de apuestas en donde vemos exactamente el momento en el que se accionaba el mecanismo de autodestrucción justo después del «adjudicado», en donde también se aprecia la estupefacción del personal asistente.

Todavía hay varias incógnitas por despejar alrededor de este caso, ya que crecen los rumores acerca de que la propia institución tuvo algo que ver ya que numerosos protagonistas se preguntan: ¿cómo nadie revisó el marco teniendo en cuenta que debía pesar más de lo habitual? ¿O por qué esperaron a realizar en último lugar ya que si hubiera sido a mitad de subasta se hubieran tenido que paralizar seguramente el resto de las que quedaran por realizar?

El precio al que se vendió el viernes «Girl With Balloon» supuso un récord en libras esterlinas para una pieza de Banksy, superando su mejor marca en esta divisa, lograda en 2008. Y esa es otra de las cuestiones que sobrevuelan este suceso: según Joey Styler, tasador de arte, en declaraciones a «The Guardian», la obra se ha revalorizado «un mínimo de un 50% su valor». O sea, lo que se dice una crítica al mercado del arte muy rentable.