El Ecce Homo de Borja; en el reflejo, Cecilia Giménez, quien llevó a cabo la restauración (Fabián Simón)

Restauraciones desastrosas: cuando el arte se pone en manos de aficionados

Las chapuzas vista en obras como el Ecce Homo de Borja indigna a los restauradores profesionales que no entienden el trato al patrimonio cultural

MadridActualizado:

El patrimonio artístico y cultural que nutre la geografía española sufre, en sonadas ocasiones, un maltrato, quizás involuntario, causado por manos inexpertas. Restauraciones que terminan en chapuzas, como la del Ecce Homo de Borja (Zaragoza), un caso que, a pesar del destrozo artístico, confirió a la obra y a la localidad mayor repercusión de la que tenían.

No es el único caso. El San Jorge de Estella (Navarra) no corrió mejor suerte, y la policromía original deteriorada que aún conservaba la escultura fue actualizada por una empresa de manualidades local. Los restauradores expertos, indignados, ponen el grito en el cielo con cada nuevo caso.

El último de ellos, el del conjunto escultórico de la parroquia de Rañadoiro (Asturias). La Virgen con el Niño y Santa Ana se han sumado a la lista de «víctimas» de restauraciones desastrosas. Repase en el vídeo los cambios que han sufrido las obras.