«El regreso de Juan Sebastián de Elcano a Sevilla», obra de Elías Salaverría Inchaurrandieta
«El regreso de Juan Sebastián de Elcano a Sevilla», obra de Elías Salaverría Inchaurrandieta - Museo Naval de Madrid

La gesta española de Magallanes y Elcano vuelve a América

En la conferencia del lanzamiento de la conmemoración del V centenario de la primera vuelta al mundo, celebrada el lunes en la antigua residencia de los embajadores de España en Washington, coincidieron el embajador español en Estados Unidos, Santiago Cabanas, y su homólogo portugués, Domingos Fezas Vital

Corresponsal en WashingtonActualizado:

En la conferencia del lanzamiento de la conmemoración del V centenario de la primera vuelta al mundo, celebrada el lunes en la antigua residencia de los embajadores de España en Washington, hubo un detalle que parecía menor pero era en realidad revestía una gran importancia: por invitación del embajador español en Estados Unidos, Santiago Cabanas, estaba presente su homólogo portugués, Domingos Fezas Vital.

Después de la polémica generada por el intento de apropiación por parte de Portugal de la circunnavegación, cuya españolidad certificó en marzo la Real Academia de la Historiaa petición de ABC, la presencia del representante diplomático de ese país en un acto organizado en la capital de Estados Unidos por las autoridades españolas era sin duda un signo de concordia.

En un contexto en que el legado español en América se encuentra bajo un ataque sin cuartel, la Comisión Nacional del V Centenario de la expedición Magallanes-Elcano, en la que participan los ministerios españoles de Defensa y Cultura, ha iniciado dos años de conferencias, exposiciones y celebraciones, cuyo inicio marca la llegada a Boston del buque escuela Juan Sebastián Elcano de la Armada Española.

Cinco naves comandadas por Francisco de Magallanes partieron de Sevilla el 10 de agosto de 1519 con 239 tripulantes. Regresó sólo una de ellas, la Victoria, al mando de Juan Sebastián Elcano y con apenas 18 supervivientes, a Sanlúcar de Barrameda el 6 de septiembre de 1522. Era la primera vuelta al globo, culminada con alto coste en vidas y sobre la que la Real Academia de la Historia ha certificado su «plena y exclusiva españolidad».

«Por lo general los estadounidenses saben poco de la historia del siglo XVI y saben aún menos de los hechos y hazañas de los españoles en la misma época», explica el hispanista Richard Kagan, profesor de historia en la universidad Johns Hopkins. «Vista su importancia para la historia mundial, este acto debería tener un mayor eco en EE.UU. y ojalá se enseñara en las clases».

Kagan fue uno de los expertos invitados por la Comisión Nacional del V Centenario para explicar la gesta de Elcano y Magallanes, que era portugués pero navegaba para la corona de Castilla. Para respaldar esa españolidad, el profesor Kagan recordó que en realidad el primero en proponer a la corona de Castilla una vuelta alrededor del mundo para certificar que era redondo fue el hijo de Cristóbal Colón, Hernando Colón, ya en 1511.

Lo más relevante, según explicó el secretario general de Política de Defensa, almirante Juan Francisco Martínez Núñez, es que la vuelta al mundo transformó este de forma muy profunda: abrió nuevas rutas de comercio; trajo el cristianismo a los últimos confines de Asia, y sentó las bases para una política de mayor tolerancia en Europa. «No se trató de una expedición de conquista. La Corona Hispánica había dado instrucciones para que se respetaran los derechos de los pueblos que encontraran y las leyes internacionales, y para que se realizaran intercambios comerciales y no expolios», dijo el almirante.

Sobre las consecuencias de esa vuelta al mundo, el profesor de historia de la Universidad George Mason Larrie Ferreiro detalló la revolución para el comercio que esta supuso, abriendo nuevas rutas con Asia: desde los puertos españoles se enviaba plata a ese lejano continente y se importaba seda, especias, porcelana y té. Por su parte la historiadora Erin Rowe explicó la importancia de la gesta para la llegada del cristianismo al extremo oriente de la mano de los jesuitas, que además exportaron una nueva forma de arte religioso a esos confines.

El lanzamiento de la celebración española del V centenario de la vuelta al mundo llega después de que Portugal decidiera celebrar la gesta de Magallanes sin mencionar que trabajaba para la corona española. El gobierno portugués llegó a presentar en solitario a la Unesco la candidatura de la Ruta de Circunnavegación a Patrimonio Mundial de la Humanidad, aunque a principios de este mes rectificó e incluyó a España.

Los expertos opinan que este tipo de actos son necesarios para combatir los crecientes ataques a la historia española en América, que en los pasados meses se centran en retirar las estatuas y anular las celebraciones en memoria de Cristóbal Colón. «Es un conflicto que no va a desaparecer porque frente a los europeos están los pueblos indígenas en el norte y centro de América que tienen un punto de vista opuesto, a mi entender equivocado, pero para ellos es importante», explica el profesor Kagan.