Vídeo: El juicio del contable de Auschwitz - ATLAS

El contable de Auschwitz alega su derecho a la vida para luchar contra su condena

«En términos morales, mis acciones me hacen culpable», dijo el acusado, al que Alemania considera apto para cumplir la pena de cárcel.

BerlínActualizado:

Los crímenes de lesa humanidad relacionados al Holocausto son imprescriptibles en Alemania, pero no fue sino hasta 2011 que –con la condena del ucraniano John Demjanjuk por colaborar en 28.000 asesinatos en el campo de exterminio de Sobibor, en la Polonia ocupada– comenzaron los juicios a los cómplices de la maquinaria de exterminio nazi.

Como a Demjanjuk, el miembro de las Waffen SS hitlerianas Oskar Gröning (96) –conocido como el «contable de Auschwitz»– fue condenado por la audiencia de Luneburgo a cuatro años de prisión en julio 2015 por complicidad en la muerte de 300.000 judíos en Auschwitz durante la Operación Hungría, en la que llegaron al campo unos 425.000 deportados. Paradójicamente, Gröning ha apelado ahora su sentencia al Tribunal Constitucional, ya que ser encarcelamiento violaría su derecho a la vida dado su estado de salud y edad.

Incautaba las pertenencias de los deportados

La condena violaría el derecho a la vida de su defendido ha indicado el abogado Hans Holtermann refiriéndose a Gröning que ingresó con 21 años a las SS en 1941 y que un año más tarde comenzó a servir en Auschwitz encargándose de incautar y contabilizar las pertenencias de quienes llegaban enviando luego los objetos de valor a Berlín.

La condena de 2015, ratificada en 2016 por el Tribunal Supremo, fue apelada por Gröning y el 29 de noviembre un tribunal rechazó la alegación contra el ingreso en la cárcel por razones de edad y en atención a su precario estado de salud: «Sobre la base de los informes de expertos obtenidos, el tribunal presume que la persona condenada es apta para cumplir su pena a pesar de su avanzada edad», comunicó el mes pasado el tribunal de Celle.

Maletas de las víctimas de Auschwitz
Maletas de las víctimas de Auschwitz - ABC

De los seis millones que murieron en el Holocausto, más de un millón de judíos fueron ejecutados en Auschwitz. Sin embargo, de los 6.500 oficiales de las SS que trabajaban en el campo y que sobrevivieron a la guerra, los condenados no llegan al medio centenar. Debido a una sentencia de 1969 del Tribunal Supremo de Alemania que sostenía que no todo aquel que estuvo involucrado en la maquinaria de exterminio de los campos de concentración podía ser responsabilizado por todo lo que ocurrió dentro, las fiscalías alemanas sólo presentaban demandas contra aquellos sobre los que podían demostrar una participación directa en los delitos. Hasta la condena de Demjanjuk en 2011 y luego la de Gröning quien reconoció en el pasado que fue testigo de crímenes en los que dijo no haber participado físicamente: «En términos morales, mis acciones me hacen culpable», dijo durante el juicio.

Niños en el campo de exterminio
Niños en el campo de exterminio - Holocaust Memorial Museum