«Black Panther»
«Black Panther»

«Black Panther», una fiebre que rompe récords y estereotipos

La película de superhéroes negros de Marvel es un fenómeno social en EE.UU. que ha conquistado la taquilla.

CORRESPONSAL EN NUEVA YORKActualizado:

El pasado día 16, el AMC Southlake 24, uno de esos cines gigantescos en un centro comercial de los suburbios de Atlanta (Georgia), dedicó 83 sesiones alestreno de «Black Panther». Nunca antes un cine había dedicado tantas proyecciones a una sola película en un día; solo uno de los récords que ha roto la última película de superhéroes de Marvel y solo un detalle de la fiebre que ha provocado en EE.UU.

La historia afrofuturista creada por Ryan Coogler era la película más esperada de la temporada. En verano, el tráiler corto cosechó 89 millones de visitas en YouTube solo 24 horas después de publicarse. Había reservas para los cines –se emitió en más de cuatro mil teatros en todo el país– desde hacía semanas, se montaron proyecciones especiales para colegios y para congregaciones religiosas, fiestas alrededor del estreno… Los ejecutivos de Disney, que controla Marvel, pronosticaban un magnífico inicio en taquilla de la película, con una recaudación de entre 100 y 120 millones de dólares para los cuatro días del fin de semana de su estreno, que incluían la noche del pasado lunes, festivo en EE.UU. por la celebración del Día del Presidente.

Pero «Black Panther», una película de superhéroes localizada en Wakanda, un país africano ficticio, y con la gran mayoría de sus protagonistas de raza negra, rompió todas las expectativas. Ingresó 242,1 millones de dólares, la segunda mayor recaudación de la historia para los primeros cuatro días de una película en los cines, solo superada por «Star Wars: la fuerza despierta». Además, rompió el récord para el estreno más taquillero en invierno y consiguió la mayor recaudación para un lunes, con algo más de 40 millones de dólares. En solo un fin de semana, superó la taquilla total de otras grandes películas del género, como «Doctor Strange», «Thor», «El increíble Hulk» y varias de la saga de «El Capitán América».

Un fenómeno entre la población negra

El estreno de «Black Panther» ha sido sobre todo un fenómeno entre la población negra. El 37% de quienes abarrotaron los cines el pasado fin de semana pertenecían a esa minoría, que normalmente supone el 15% de los espectadores de las películas de Marvel. De alguna forma, la película es una reafirmación identitaria con las raíces africanas, enraizada en la tradición del afrocentrismo surgido alrededor de los movimientos de derechos civiles en los años 60 y 70, con África como el regreso mítico, la vuelta a la tierra prometida. La historia de Coogler está repleta además de referencias políticas y sociales sobre la realidad de la minoría negra en EE.UU., y llega después de años de tensiones raciales como reacción a los abusos policiales y con el reciente telón de fondo de la presidencia de Donald Trump. Dentro del ecosistema cinematográfico, la película también aparece como una reacción a la infrarrepresentación de las minorías en los grandes papeles de Hollywood. Los espectadores negros han vivido acostumbrados a que los actores con el color de su piel son con frecuencia el villano, el criminal, el drogadicto o, quizás, el gracioso. «El negro muere siempre primero» es el cliché triste. Ahora son superhéroes a los que admirar. «Por vosotros, la gente joven por fin verá superhéroes que se parecen a ellos en la gran pantalla», reaccionó la ex primera dama, Michelle Obama, tras ver la película. «Inspirará a gente de toda procedencia a buscar en sí mismos y encontrar el coraje para ser los héroes de sus propias historias».

Para cerrar la ecuación, el estreno venía además calentado con excelentes críticas. «Es un emblema de un pasado que fue negado y de un futuro que se siente muy presente», aseguró «The New York Times». The Verge dijo que es «fascinante, divertida y espectacular, pero también un punto de inflexión». Para GQ, la película «más que un intento de diversificar Hollywood es una lección sobre recuperarse y avanzar desde los errores de la sociedad».

Marvel ya rompió estereotipos el año pasado con «Wonder Woman», una muestra de que el cine de superhéroes puede ser muy exitoso con una mujer al frente. Con «Black Panther»’, que costó 200 millones de dólares, la inversión está más que recuperada. También porque ha acabado con otro mito: que las películas con muchos protagonistas negros «no viajan bien», es decir, no tienen mucho recorrido comercial fuera de EE.UU., a pesar de que ha habido ejemplos de que pueden funcionar bien, como han demostrado recientemente «Creed», «Straight Outta Compton» o «Figuras ocultas». Disney esperaba recaudar entre 75 y 115 millones de dólares en el extranjero y se fue hasta los 169 millones. El techo para la película, tanto dentro como fuera de EE.UU., es difícil de prever.