Un grupo de manifestantes gaditanos, en el Congreso.
POLICÍA NACIONAL y GUARDIA CIVIL

Fiesta azul y verde desde Cádiz a la puerta del Congreso

Todos los grupos parlamentarios dan su «sí» a la iniciativa legislativa popular sobre la equiparación salarial registrada por Jusapol

Actualizado:

Veintisiete horas de autobús a Barcelona este pasado fin de semana para terminar la manifestación que unos violentos radicales independentistas no les dejaron acabar, otras veinte para estar en el Congreso y seguir adelante pero, sobre todo, muchas ganas es lo que han llevado de equipaje más de un centenar de agentes gaditanos que, por fin, este martes 13, han recibido el 'si' al principio legal de su lucha por la equiparación salarial. "Lo que estamos viviendo es impresionante", contaba emocionado desde la puerta de los leones el portavoz de Jusapol en Cádiz, David Gómez, al conocer la mejor noticia que le podía llegar.

La plataforma de policías y guardias civiles llevaba para someter al voto de la Cámara Baja la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) avalados por las 550.000 firmas de la ciudadanía que han conseguido en un tiempo récord en apoyo a la equiparación de sus salarios al del resto de las fuerzas autonómicas como mossos o ertzaintzas. Daban así un golpe en la mesa al Gobierno para dejarles claro que no están conformes con lo pactado con los sindicatos ya que lo consideran una subida no igualitaria y además, según insisten, excluye otras mejoras que creen fundamentales para que tal equiparación sea "real".

Con estas firmes premisas, el martes a las nueve de la noche salía desde Jerez hacia Madrid un autobús en el que viajaban parte de estos agentes. El resto se trasladaba en otros medios de transporte. Ya de madrugada llegaban a la Carrera de San Jerónimo y comenzaban a hacer una 'vigilía' a la espera de la votación. Según iban avanzando las horas también crecían los nervios. Los políticos de diferente signo entraban en el Congreso y tanto allí mismo como por redes sociales se iban manifestando a favor de la propuesta. Todo pintaba muy bien pero había que esperar al 'sí' definitivo hasta última hora de la tarde.

Los manifestantes, congregados bajo lemas y pancartas y sin bajar la guardia, llegaban a cortar el tráfico de la vía madrileña y permanecían durante horas en la calle pendientes de lo que podía estar ocurriendo en la sesión plenaria.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se acercó a los manifestantes tras la reunión de su grupo parlamentario para trasladar el apoyo de su partido. «Es de justicia de igualdad. Ya toca. Lo único que piden es cobrar lo mismo por el mismo trabajo», dijo Rivera, lo que posteriormente repetiría desde la tribuna. PSOE y PP sí habían mostrado sus dudas respaldando el acuerdo que ya firmó el exministro de Interior Juan Ignacio Zoido con los sindicatos y que ha respetado el actual titular, Fernando Grande-Marlaska. El presidente de los populares, Pablo Casado mostraba su apoyo a la ILP en Twitter, el diputado de Unidos Podemos Juan Antonio Delgado apelaba al texto previo para pedir que "se blindara", la portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, garantizaba el aval de su partido... las noticias entre los 'jusapoleros' iban y venían.

«Un año duro pero con recompensa»

Y, finalmente llegaba el deseado 'sí'. "Ha sido un año duro de trabajo, de lucha que hoy tiene la mejor recompensa", manifestaba el portavoz gaditano entre vítores y aplausos. "Hoy se ha dado el 'sí' a la propuesta que salió de Jusapol pero que ha recibido un respaldo total de la ciudadanía". Sin embargo la euforia era controlada. "Sabemos que esto no se acaba aquí. Los partidos han dejado sus dudas acerca del texto presentado y tendremos que estar vigilantes sobre las enmiendas que quieran hacerle".

Según la plataforma, para lograr ese binomio perfecto de 'mismo trabajo, mismo sueldo' son claves cinco pilares que no solo pasan por tener un salario igual al de las fuerzas autonómicas sino también por contemplar las pagas extras, los servicios extraordinarios, la asistencias a juicios y la jubilación. "No entenderemos esta ley si no se tienen en cuenta a los 13.480 compañeros que se encuentran en segunda actividad o reserva", advertían.

Tras la votación y el objetivo cumplido, los agentes volvían "muy cansados pero muy contentos" a casa. "La lucha sigue". El próximo destino será Bruselas, donde dicen que continuarán peleando por lo que creen que "es de justicia".