SUCESOS

Cómo pactaron la compra de un bebé por 10.000 euros

Una investigación de la Guardia Civil de Cádiz destapa el caso de una joven de Villamartín que presuntamente alquiló su vientre para tener una niña y entregársela a una pareja de Almería

Actualizado:

Pactaron el precio. Serían 10.000 euros. Por ese dinero una pareja de hombres de Llanos de Vícar (Almería) acordaron con una mujer de Villamartín que les sirviera de vientre de alquiler. Tenía que prestarse sin complicaciones a someterse a una fecundación por inseminación artificial y tras dar a luz entregarles el bebé y desaparecer para siempre de sus vidas. Ese era presuntamente el plan. Pero les salió mal. La Guardia Civil detenía a mediados de este mes a estas tres personas como supuestos autores de un delito contra las relaciones familiares al vender la madre la hija que había alumbrado.

Los primeros contactos entre los arrestados comenzaron en 2015. La pareja almeriense, de unos 30 años, Juan José G. y Luis W., ambos peluqueros muy conocidos en la localidad, dan con Sonia C. C., de 28 años. Ella reside en Villamartín. Tras haber intentado supuestamente contactar con otras mujeres que se ofrecen como madres de alquiler, esta chica puede ser la que finalmente acepte las reglas y ponga fin a sus inmensas ganas de ser padres. Contactan con ella por móvil tras consultar varios anuncios en internet. Una vez seleccionada, le cuentan cómo lo harán.

Cuando ya está todo aclarado y la cantidad de dinero pactada, Sonia tiene que acudir a someterse a la inseminación artificial conyugal. Se traslada desde la Sierra de Cádiz a una clínica privada de Málaga. En las consultas se hace pasar por pareja de Juan José G. y se somete al tratamiento por dos veces. La primera resulta fallida pero a la segunda se queda embazada. Parece que todo va bien y los almerienses ya han logrado parte de su sueño.

Sonia daba a luz a finales de octubre en el Hospital Virgen de las Montañas de Villamartín. La niña venía al mundo de madrugada con 3 kilos y medio de peso. A los dos días del ingreso, madre y bebé son dadas de alta «en buen estado de salud». Sus ‘padres por acuerdo’ son avisados en todo momento de cada uno de sus pasos. Así, sin dilación, se ponen en marcha y desde Almería se trasladan hasta la localidad serrana para llevarse a la pequeña con ellos. Cuando la recogen, la pareja acuerda con la madre que en unos días se verían en Almería para inscribir a la niña en el Registro Civil y firmar un documento notarial por el que la madre cedía al padre la tutela de la niña.