El paseo de acceso al castillo de San Sebastián continua cortado en pleno verano.
El paseo de acceso al castillo de San Sebastián continua cortado en pleno verano. - Nacho Frade
CÁDIZ

La Caleta vive un verano completo sin el paseo Quiñones y su castillo

Los trabajos de reparación de los graves daños causados por el temporal de marzo mutilan el paisaje y cancelan actividades universitarias y de ocio

CádizActualizado:

El verano de 2018 le queda exactamente un mes de vida y será el primero en muchos años, desde la década de los 80 del pasado siglo, La Caleta que vivirá sin uno de sus brazos. Desde que terminó su actividad militar, hace más de 30 años, y salvo algunos episodios en los que tuvo que convivir con las obras previas a la conmemoración del Bicentenario de la Constitución de 1812, la playa más popular de Cádiz había contado con este recorrido de piedra sobre el mar como uno de su principales atractivos y patrimonios.

El paseo Fernando Quiñones y el castillo de San Sebastián al que conduce cumplirán toda la presente temporada estival cerrados debido a las obras de reparación iniciadas el pasado mayo, dos meses después de que se produjeran graves daños derivados de los temporales de los últimos días de invierno. El del primero de marzo resultó tan violento que se llevó partes de las estructuras de piedra ostionera que forman puentes y recorrido.

Actividades suspendidas

Aunque los trabajos previos comenzaron inmediatamente después de la serie de temporales, no alcanzaron un alto ritmo de ejecución hasta mayo, cuando la temporada veraniega era inminente. Dada su complejidad, no está previsto que terminen hasta noviembre, con lo que La Caleta pierde durante casi todo el año el paseo y el acceso a la fortificación militar reconvertida en centro de instalaciones universitarias, de exposiciones y de ocio.

La rehabilitación consiste, especialmente, en la reconstrucción de las estructuras dañadas, el reforzamiento de las restantes y una leve aportación de arena transportada desde bancos próximos. La duración de los trabajos ha provocado también que la actividad en las instalaciones de la Universidad de Cádiz en la fortificación estén suspendidas ‘sine die’ desde marzo y que eventos como el Salón Manga, que se celebra desde hace dos ediciones en el castillo con miles de visitas, se trasladen al colegio de San Felipe Neri en la avenida de Ana de Viya. Se celebrará el último fin de semana de septiembre.