El alcalde de la ciudad, en una comparecencia pública tras conocer la sentencia.
El alcalde de la ciudad, en una comparecencia pública tras conocer la sentencia. - Francis Jiménez
CASO LORETO

El alcalde anuncia que recurrirá al Supremo porque «no me van a amedrentar»

El primer edil afirma que «volvería a actuar exactamente igual que lo hice, por cumplir mi compromiso por el barrio y para que conozcan todo lo que se les ocultó»

CádizActualizado:

El alcalde de Cádiz, José María González Santos, ha reaccionado momentos después de hacerse pública la sentencia asegurando que su compromiso con los vecinos y vecinas de Loreto «sigue siendo igual de firme que el primer día».

Tras conocer el fallo de la sección cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz sobre el recurso de apelación interpuesto por los concejales del Partido Popular, Teófila Martinez e Ignacio Romaní sobre su acusación de un delito de calumnias e injurias, el primer edil gaditano ha insistido en su empeño de cumplir su compromiso con el barrio «para que conozcan todo lo que se les ocultó».

El alcalde de Cádiz ha recordado que «durante más de dos semanas, el barrio de Loreto se quedó sin agua. Los vecinos pidieron explicaciones, salieron a la calle y exigieron responsabilidades, mientras que el PP de Teófila Martínez, Juancho Ortiz y Romaní respondieron en un primer momento con silencio y después con unos panfletos de autobombo a cargo de las arcas municipales y que sólo decía que todo se había hecho divinamente».

José María González ha recalcado que «durante dos semanas, los vecinos y vecinas de Loreto estuvieron con la incertidumbre de no saber cómo estaba el suministro ni en qué estado habían consumido el agua que bebieron. Dos semanas llenando cubetas, duchándose en el estadio, comprando botellas. Dos semanas donde se certificó que en el barrio de Loreto no había mantenimiento alguno de la red mientras que el dinero de Aguas de Cádiz se despilfarraba en Campari, en gambas y ostentosos gastos de representación».

González Santos se ha referido también a la celebración del juicio donde «una perito de la Universidad corroboró que, efectivamente, durante más de catorce días se suministró agua no apta para el consumo, es decir, contaminada por ecoli. Un tipo de bacteria cuyo nivel debe ser cero en el consumo humano».

Kichi ha señalado además que «resulta que después de todo eso, el único condenado soy yo, ya que a mis otros dos compañeros que se manifestaron en la misma línea lo absuelven». Ha añadido que «lo soy por exigir responsabilidades, por ir hasta el final, por pedir que se depurara y se conociera la verdad. El resto, Teófila Martínez, Ignacio Romaní y Juancho Ortiz, los que estaban al mando y abandonaron a una barriada entera a su suerte, salen de rositas. Y a mí, en cambio, me acusan».

Aún así, José María González ha insistido en que «lo volvería a hacer». Ha declarado a su vez que «volvería a actuar exactamente igual que lo hice, por cumplir mi compromiso por el barrio y para que conozcan todo lo que se les ocultó».

«No me van a amedrentar», ha aseverado, «porque lo que intenta una y otra vez el Partido Popular es arrebatar en los juzgados lo que lo votaron los vecinos y vecinas de Cádiz en las urnas» y ha anunciado que recurrirá ante el Tribunal Supremo «porque hasta la propia Fiscalía en varias ocasiones, incluido el acto del juicio, pidió la absolución de este alcalde».