El exvicepresidente del Gobierno, durante la conferencia.
El exvicepresidente del Gobierno, durante la conferencia. - L.V.
ALFREDO P. RUBALCABA

«Algunos hijos de víctimas de ETA sufren bullying en el colegio»

El exvicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha impartido una conferencia sobre la derrota de la banda terrorista en la Universidad de Cádiz

CádizActualizado:

En un salón de actos del jerezano campus de la Asunción lleno al completo, incluso con asistentes de pie y en los pasillos, Alfredo Pérez Rubalcaba ha sido el protagonista de la primera conferencia de este curso del Ágora de Seguridad UCA-EULEN de la Universidad de Cádiz.

Unas 300 personas, entre las que se encontraba la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez, se han dado cita en la mañana de este lunes para asistir al encuentro, con el título 'La evolución de las amenazas a la seguridad desde la Transición', moderado por el coordinador del Ágora, el profesor Antonio Díaz, junto al catedrático del área de Derecho Internacional Público, Penal y Procesal de la UCA, Juan Terradillos.

No olvidar

«ETA fue derrotada por la Democracia pero hoy en día las víctimas siguen sufriendo. Hay hijos de asesinados por ETA a los que les hacen bullying en el colegio y otros tienen que pasar delante de placas que homenajean a los que mataron a sus padres», ha advertido el exvicepresidente del Gobierno y ministro del Interior socialista. Y es que Pérez Rubalcaba considera necesario construir un presente de buena convivencia, sin olvidar que en el País Vasco existen todavía «movimientos preocupantes» en torno a las víctimas, que en ocasiones ven cómo quienes mataron a sus familiares son homenajeados.

Por eso, ha afirmado, «nuestra obligación», es no olvidar lo que pasó durante los más de 40 años que ETA sembró el horror en España, asesinando a más de 800 personas, «se lo debemos a las víctimas y también a los jóvenes», ha puntualizado. «Para que las nuevas generaciones vivan en paz tienen que saber lo que pasó y lo que ocurrió es que alguien quiso alterar la convivencia democrática por la vía de la violencia», ha señalado Rubalcaba, doctor y profesor de Química Orgánica de la Universidad Complutense de Madrid.

«Si yo fuera ministro de Educación, pondría de lectura obligatoria en Secundaria el libro 'Patria' de Fernando Aramburu, que es una descripción perfecta de lo que pasó en Euskadi», dijo el exministro, que se encargó por primera vez en 1997 de la coordinación de la política antiterrorista contra ETA. Al tiempo que ha advertido de que estamos en un momento clave en el que se está escribiendo el relato de lo que pasó y que «los que intentan cambiar lo que ha pasado porque de ello depende la supervivencia de sus siglas políticas se dedican a tiempo completo a ello, yendo a los institutos» a contar un relato falso y sesgado. Por eso, «hay que estar allí, no nos pueden ganar por incomparecencia».

«Nos mataron», ha afirmado rotundo, «lo pasamos muy mal y no es justo que no se hable de los que estuvieron allí dando la cara ni de las víctimas», porque lo que sucedió es que «hubo gente que mató por no pensar como tú». «Hay que contar una historia que costó 900 vidas y que no puede volver a repetirse», ha afirmado el que fuese diputado por Cádiz entre 2008 y 2011.

Por eso, ha dicho sobre su intervención, «actos como éste me parecen un privilegio para transmitirlo a la sociedad, para no olvidar el relato».

Los GAL, un «tremendo error»

Preguntado por los asistentes, Alfredo P. Rubalcaba ha señalado que existen discrepancias entre los actores que luchan cotra el terrorismo (judiciales, policiales y servicios de inteligencia), pero que, «al final es la autoridad judicial la que manda, porque todas las acciones policiales y de inteligencia son judicializadas». También existen discrepancias entre las diferentes policías europeas, ha señalado, por eso es tan compleja la colaboración policial, porque «al final lo que pedimos es que cada policía ponga su trabajo al servicio de los demás» y eso no existe.

Durante los más de 40 años de lucha contra ETA «el Estado aprendió a combatirla», ha subrayado. Como muestra, la dispersión de presos, que comenzó a finales de los '80, mientras que antes los reclusos de ETA estaban juntos, lo que «facilitaba el control de la banda sobre ellos». La forma de romper esa unidad fue dispersarlos, algo que «costó la vida a funcionarios de prisiones» pero que fue «un éxito».

De izquierda a derecha: el profesor Antonio Díaz, José Manuel Armario Gómez, gerente de Eulen en Andalucía y Ceuta, Alfredo Pérez Rubalcaba y el catedrático Juan Terradillos.
De izquierda a derecha: el profesor Antonio Díaz, José Manuel Armario Gómez, gerente de Eulen en Andalucía y Ceuta, Alfredo Pérez Rubalcaba y el catedrático Juan Terradillos. - L.V.

Si bien es cierto, ha reconocido, se cometieron fallos por parte del gobierno central, como los GAL, algo que ha definido Rubalcaba como «un tremendo error». «Se cometieron errores, pero conviene tratarlos en su justo término, no se pueden comparar con 870 víctimas. El Estado tomó atajos que no debería haber tomado pero no hay que equipararlo con ETA», ha sentenciado.

Por otro lado, ha admitido que «todos» los gobiernos buscaron un «final dialogado» con ETA, algo que no fue posible porque la banda terrorista siempre trató de imponer sus condiciones. Un diálogo por el que «tanto José Luis Rodríguez Zapatero como yo tuvimos querellas, que finalmente subestimó el Tribunal Supremo».

Respecto a la actitud que deben tener los medios de comunicación ante un tema tan delicado como es el terrorismo, Pérez Rubalcaba ha señalado que los terroristas «quieren que la gente tenga miedo» por eso intentan que, tanto sus actos como su propaganda aparezcan en los medios de comunicación. Asimismo, ha pedido «piensen ustedes en las víctimas y en que el terrorismo es un ejercicio de miedo», ante esa diatriba que plantea, por un lado, la libertad de expresión, y por el otro, la lucha contra el terrorismo.