Pescadores del buque 'Playa Hierbabuena' descargando el pescado - Antonio Vázquez
BARBATE

El buque 'Playa Yerbabuena' ya faena en aguas marroquíes

El barco barbateño ha descargado en la lonja de la localidad 157 cajas de sardinas, 56 de boquerones y 17 de jureles

BarbateActualizado:

Apenas faltaban unos minutos para el medio día cuando el barco pesquero ‘Playa Yerbabuena’ entraba en el puerto de Barbate. Como cualquier otro día, cerca de un centenar de personas se encontraban en el interior de la lonja participando en la subasta del pescado que iba entrando a lo largo de la mañana.

Algunos de los presentes se acercaban hasta el dique para contemplar el género que traía este buque barbateño durante su segundo viaje a los caladeros marroquíes. Y es que después de un año sin poder faenar, la curiosidad y la expectación por parte de pescaderos y subastadores se hace latente.

Hasta el momento, el ‘Playa Yerbabuena’ es el único de los 40 barcos gaditanos que ya ha podido empezar a faenar en aguas marroquíes después de la firma del Acuerdo de Pesca alcanzado entre la Unión Europea y el Reino de Marruecos. Esta embarcación pasó la pertinente inspección técnica en el puerto de Tánger el pasado jueves, un trámite burocrático en el que ya se encuentran inmersos el resto de pesqueros gaditanos con el fin de poder faenar en los caladeros marroquíes con la mayor celeridad posible.

Coordinados en cadena, los 16 tripulantes del buque barbateño descargaban en apenas media horas los 2.000 kilos de pescado capturado. Las cajas pasaban de mano en mano desde la cubierta hasta el dique, donde se iban apilando unas encima de otras antes de pasar directamente al interior de la lonja. Una vez dentro, se pesa y se cuentan cuantas unidades conforman un kilo para conocer el calibre del género. En total, 167 cajas de sardinas, 56 de boquerones y 17 de jureles a razón de ocho kilos la caja.

Tomás Pacheco, patrón del ‘Playa Yerbabuena’, destacaba la calidad del género: «Este pescado no tiene nada que ver con el que capturamos en el Golfo de Cádiz. El tamaño, la calidad y la dureza que coge con el hielo le hacer tener mucho más aguante».

La apertura de los caladeros marroquíes suponen un balón de oxígeno importante para una población como Barbate donde uno de los pilares fundamentales de la economía local continúa siendo la pesca. Esta localidad de la comarca de La Janda cuenta con más de la mitad de las 40 licencias concedidas a barcos gaditanos. El resto se las repartes barcos pesqueros de Conil de la Frontera y Algeciras.

«Hemos iniciado la actividad en el caladero marroquí y estamos esperando de que se incorporen el resto de compañeros. Un barco solo no tiene capacidad para cubrir tanto volumen de pescado. Algunos barcos se mantienen en la espera por algunos problemas que han tenido con las licencias», explicó Tomás Pacheco.

El pescado capturado en el Golfo de Cádiz y a partir de ahora, también en los caladeros marroquíes, pasa directamente a subasta. En apenas unas horas, la especie viaja por buena parte de la geografía nacional antes de acabar en ciudades como Sevilla o Madrid.

El patrón y armador del ‘Playa Yerbabuena’ se mostró cauto ante la posibilidad de valorar la situación en la que se encuentran las aguas del país norteafricano después de concluir su segundo viaje: «Esperamos que los caladeros estén en óptimas condiciones después de un año sin pescar, aunque eso es imprevisible. Es algo que no podemos valorar hasta que no transcurra un poco más de tiempo».

Estos pescadores salieron el domingo a las cuatro de la tarde de Barbate para llegar a la caída de la tarde a aguas marroquíes y faenar durante la noche mediante la técnica de cerco. Este lunes volvían al puerto después de 20 horas embarcados: «Cuando capturamos nos volvemos. Si no capturamos nos quedamos en puertos marroquíes».

Una vez finalizada la venta del pescado capturado, toca proveerse de hielo y demás provisiones necesarias para volver nuevamente a la mar. Este exigente y castigado sector no conoce de horarios o días festivos: «Después de un año, esperemos que esto valga la pena. Ha sido una situación bastante precaria la que nos ha tocado vivir. Lo que hace falta ahora es que podamos volver todos los días a puerto. Eso sería una buena señal», recalcó Pacheco.

Driss es uno de los miembros de la triputación del ‘Playa Yerbabuena’. Este pescador marroquí lleva diez años trabajando en Barbate. Él y sus compañeros descansan en la lonja tras descargar el pescado capturado en las aguas del país vecino. Según este trabajador, «el pescado de Cádiz es muy cortito. El de Marruecos es más gordo y por lo tanto tiene más valor. Hay cantidad pero estamos encontrando problemas con las mareas y está siendo complicado capturarlo», explicó a este medio.

La reapertura de los caladeros marroquíes supondrán además un respiro para las castigadas aguas del Golfo de Cádiz. Durante este tiempo, la imposibilidad de pescar en el país norteafricano ha supuesto la sobreexposición de las aguas cercanas al Estrecho de Gibraltar.

En la lonja de Barbate también se encuentra José María Ponce. Este pescador ya jubilado se acerca a contemplar el pescado que ha llegado al puerto. Haber trabajado desde los 12 años en la mar le hace buen conocedor del sector pesquero gaditano. Ponce resaltó especialmente la calidad del pescado proveniente de Marruecos:«Los boquerones y las sardinas son una maravilla».

Pese a la buena noticia que supone la reapertura de los caladeros marroquíes para la provincia en general y Barbate en particular, este antiguo pescador recuerda con nostalgia épocas de mucha más actividad:«Hace 30 años éramos 110 o 112 barcos los que íbamos a pescar a los caladeros marroquíes». A día de hoy, los pesqueros barbateños con licencia para faenar en el país vecino apenas supera la veintena.

Acuerdo por cuatro años

El nuevo acuerdo alcanzado entre la Unión Europea y Marruecos permanecerá vigente durante cuatro años y tendrá una contrapartida financiera para el país magrebí de 208 millones de euros.

España cuenta con 92 de las 128 licencias que se han concedido para toda Europa. De este casi centenar de permisos, 40 corresponden a municipios gaditanos. De ahí la especial relevancia que tiene este acuerdo para todo el sector pesquero de la provincia.