Ángel Expósito durante la conferencia en El Buzo.
Ángel Expósito durante la conferencia en El Buzo. - NACHO FRADE
CULTURA

Ángel Expósito: «España es el único país del mundo en el que ser patriota es ser un facha»

El periodista ha realizado un recorrido por el panorama mundial en contraposición con la situación nacional durante su participación en el Aula de Cultura del Real Club de Golf Vista Hermosa

El PuertoActualizado:

Viento de levante en la provincia de Cádiz y lleno absoluto en el salón del Club El Buzo con más de 200 personas (incluso gente de pie y sentada por el suelo) que han querido asistir a la conferencia del periodista de la Cope Ángel Expósito en el Aula de Cultura del Real Club de Golf Vista Hermosa.

'El preocupante panorama mundial... Y aquí en España... con nuestras cosas', ha sido el sugerente título de una conferencia en la que el periodista, que desde la próxima semana se encargará de dirigir el programa 'La linterna' de Cope, ha realizado un recorrido por sus viajes de trabajo «dando voz a los sin voz» durante el último año y medio, en contraposición con el panorama actual español.

«No tenemos conciencia de seguridad nacional, de lo que está pasando en el nuevo orden mundial y seguimos a vueltas con el concepto nación», ha afirmado Expósito en este Aula de Cultura patrocinada por Banco Santander, Cruzcampo y la Fundación Cajasol. «No nos damos cuenta de a lo que nos estamos enfrentando, de los nuevos riesgos», ha advertido.

El negocio de la trata de personas

¿Por qué sucede esto en España?, ha preguntado el periodista de Cope. Por tres factores: una incultura absoluta en cuestiones históricas y geográficas, porque «desconocemos la bomba demográfica que supone para la vieja Europa y España en particular la nueva África» (ha aportado como dato que la ratio de hijos por mujer en España es de 1,3 mientras que en Nigeria es de 7,5) y, por último, tampoco somos conscientes de los «nuevos modelos de guerra, algo que ya están afrontando los franceses, los británicos y, por supuesto, los estadounidenses». Un nuevo orden de seguridad mundial basado en el que predominan la ciberseguridad, el terrorismo, el crimen organizado, el narcotráfico, el terrorismo yihadista y la trata de personas.

En este último punto se ha parado Ángel Expósito, afirmando que «el tráfico de personas mueve más dinero en el mundo que el tráfico de armas». «La trata y la prostitución son un inmenso negocio». Unas afirmaciones que ha ejemplificado explicando el camino que sigue una mujer subsahariana desde que la mafia la coge en un suburbio en su país de origen y llega a «un puticlub de la autovía de Andalucía o a la Casa de Campo», así como el caso del gran aumento de la prostitución masculina en Sicilia y el de una mujer venezonala que, en la frontera de Colombia, le propuso sexo oral a cambio de dos dólares que utilizan para comprar objetos de primera necesidad. «Son mujeres como vosotras, como nuestras hijas, nuestras esposas», ha enfatizado.

Durante el último año y medio el periodista de Cope ha estado con su equipo en la frontera de Estados Unidos con México; Bagdad, la capital de Irak, con los boinas verdes españoles; en Mosul «donde conocí a una enfermera del hospital de Orense que era la encargada de hacer los triajes de las personas que llegaban de la batalla y decidir quién vivía y quién no, en función de si se podía salvar o no»; recorriendo la frontera del Líbano con Siria, «en un convoy con la Guardia Civil»; en Venezuela; sobrevolando Libia en un avión del Ejército del Aire; en Malí «con la Infantería de Marina de San Fernando»; en los atentados de París, en Cuba, en Egipto o en Guatemala.

En todos estos lugares, ha afirmado Ángel Expósito, «te encuentras con españoles, con los mejores de nosotros: militares, misioneros, diplomáticos». Y es que, ha puntualizado sobre las Fuerzas Armadas, «tenemos miles de soldados y marinos luchando contra la yihad y no les hacemos ni caso». Y ha observado denominadores comunes: la miseria, el cambio climático (que provoca la huída de cientos de millones de personas Sur - Norte y Este - Oeste), el miedo al terrorismo y al crimen y, «en todos los casos, el denominador común es la mujer», porque «para lo bueno y para lo malo la mujer siempre es la protagonista. La solución para las africanas la tienen las monjas, las cooperantes y ellas mismas que son las que tiran del carro».

¿Y tú qué harías?

«La pregunta clave es, ¿tú qué harías?», ha afirmado el periodista. Qué harías si, como ha señalado que le contó una señora en Guatemala, ésta huyó porque a su hija, de unos ocho años, «le había echado el ojo un pandillero. Lo que significa que se convertiría en novia comunitaria, de él y de toda la banda». O si «en lugar de ser una mara es la yihad. Tienes tres opciones, o te mueres de hambre, o te recluta la yihad o te vas». Por lo tanto, «la pregunta clave cada vez que veamos una barcaza» con migrantes «es intentar responder a la pregunta '¿tú qué harías en su lugar?».

Y cuando, después de estos viajes viviendo situaciones tan al límite, «llegas aquí y te encuentras con Puigdemont de vacaciones pagadas por todos nosotros, con el racista nazi de Torra y con un presidente del Gobierno al que le ha apoyado ETA, con los del chalet, con la Gürtel o con las primarias del PP, para un periodista como yo resulta insoportable llegar aquí y hablar de esos temas», ha afirmado Expósito.

Por otro lado, ha subrayado el periodista de Cope que España es «un caso de deshonor único en el mundo», porque «en ningún país se desprecia la Bandera, se quema simbólicamente al Jefe del Estado, se silba al himno y se escupe a las instituciones y no pasa nada, salvo aquí». Además, en nuestro país, «la política lo emponzoña todo» y, «en todos los países menos aquí hay tres cosas que no se puden tocar gobierne quién gobierne: la educación, la energía y la seguridad y defensa».

Por lo tanto, como conclusiones, ha resumido Ángel Expósito: nos hemos pasado con la España de las autonomías, fue un error transferir la educación a las comunidades autónomas, no es verdad que el paro sea tan alto como afirman las fuentes oficiales, «los periodistas no reconocemos la labor de los militares, diplomáticos, misioneros y cooperantes» y «estamos en un país único en el mundo en el que ser patriota es ser un facha». En definitiva, «creo que no estamos preparados para lo que pasa en el mundo», ha señalado el periodista madrileño que, además, ha puesto de relieve que, en la actualidad, la sociedad está sumida en una profunda crisis de valores.

«Pienso que nos falta orgullo, autoestima, autocritica y patriotismo», ha finalizado su intervención. Y ha concluido señalando que «en 'La Linterna' de Cope a partir de la semana que viene intentaremos recuperar ese patriotismo y hablar de lo importante y no del politiqueo paleto que hace que nos miremos al ombligo».