Juanma Moreno preside su primer Consejo de Gobierno en San Telmo
Juanma Moreno preside su primer Consejo de Gobierno en San Telmo - E.P.

Moreno hace equilibrios para controlar el PP y el Gobierno andaluz

El presidente reparte los cargos de segundo nivel dando entrada a casadistas y a partidarios de Cospedal

Éstos son los 23 nuevos altos cargos del Gobierno de Juanma Moreno en Andalucía

Miguel Moreno Verdugo, nuevo director gerente del SAS

SevillaActualizado:

El nuevo presidente de la Junta tiene varios frentes abiertos. Y todos son urgentes. A la conformación del Gobierno regional se le suma la organización interna del convulso PP andaluz que tiene en este ascenso a los cielos la oportunidad de pacificarse por fin. Juanma Moreno ha contado con el beneplácito de su dirección nacional para conformar el Gobierno a su medida. Y así lo está haciendo porque entre los nombramientos, los ya conocidos y los que están por venir en las próximas semanas, sólo hay personas de su entorno más cercano.

Su último triunfo ha sido la designación de su hombre de confianza, Elías Bendodo, como portavoz del Gobierno andaluz, lo que lo convierte en uno de los hombres que más poder acumula en el nuevo organigrama. Una figura que ya intentó el presidente Griñán con Mar Moreno y que terminó como el rosario de la aurora.

Ahora Bendodo será un alto cargo del PP que también tendrá que explicar y defender las medidas que ponga en marcha la otra mitad del Gobierno andaluz, la de Ciudadanos que comanda Juan Marín. Como compensación a este nombramiento, Ciudadanos ha elegido a la Secretaria de Relaciones con el Parlamento, Elena Sumariva. Un cargo relevante a la hora de gestionar los proyectos de ley del nuevo Ejecutivo en la Cámara.

Las decisiones de Juanma Moreno en el Ejecutivo han generado ruido interno, el mismo que había antes de llegar al Gobierno andaluz. Por eso ha elegido los segundo niveles para integrar a los casadistas, mostrando así que quiere consolidar un liderato con todas las familias populares y como un gesto para con el presidente nacional del PP.

En esta clave ha elegido a José Antonio Nieto, exalcalde de Córdoba y ex secretario de Estado de Seguridad con Zoido, como portavoz en el Parlamento andaluz. Un nombramiento que lleva aparejado un plus económico nada menos que de 1.200 euros mensuales y que le aporta notoriedad pública.

Pero también tiene un doblez. Nieto —y sus partidarios— aspiraban a un puesto en el Gobierno pero esta decisión de Moreno lo deja ahora en un lugar incómodo —por la enorme debilidad parlamentaria del PPcon sólo 26 diputados— y en el que tendrá que fajarse para negociar con los demás grupos. Nieto ha sido partidario de Cospedal y siguiendo su mismo recorrido, apoyó a Pablo Casado frente a Sáenz de Santamaría.

El control en las provincias

Muy delicados han sido los nombramientos de los delegados del Gobierno de la Junta en las provincias porque es una decisión estratégica dejar el poder territorial en según que manos.

El Gobierno andaluz aprobó este martes la estructura territorial de la Junta, el único avance en este sentido ya que no han podido aprobar la estructura del Gobierno que es clave para empezar a gestionar. La principal novedad es que se ha reducido un 12% estos altos cargos (uno por provincia menos) lo que supone un ahorro de 500.000 euros anuales según las cuentas del nuevo portavoz Elías Bendodo.

Moreno nombró a los ocho delegados del Gobierno y todavía tendrá que elegir a tres delegados territoriales más, por lo que hay aún mucha expectación interna. Lo mismo que sucede en Ciudadanos que deberá nombrar a otros tres delegados territoriales.

En esta segunda fila, Moreno ha integrado a dos casadistas, Ricardo Sánchez, delegado en Sevilla y alcalde de Mairena del Alcor hasta la fecha. Es uno de los pocos partidarios de Pablo Casado de «pata negra» ya que fue su fiel defensor desde el minuto uno. A Sánchez le encarga una provincia muy complicada, con un partido roto casi por la mitad. A su gestión como alto cargo de la Junta deberá sumar el de tratar de unirlo.

El otro casadista es Antonio Repullo, delegado en Córdoba y partidario de José Antonio Nieto que controla totalmente el partido en la provincia. Así, simplemente mantiene el status quo en una plaza muy difícil para Moreno.

Diferentes son los casos de Cádiz, Málaga y Jaén. En las tres provincias, Juanma Moreno ha colocado a tres mujeres de su total confianza, dos de ellas vicesecretarias de su dirección regional, Ana Mestre y Maribel Lozano, mientras que Patricia Navarro ha trabajado con él en su Málaga natal. El el caso de Huelva, también ha nombrado a una mujer de su total confianza, Bella Verano, curiosamente nuera del expresidente del Parlamento y excoordinador de IU Diego Valderas.