Susana Díaz charla con José Luis Heredia (CSIF) en la firma del acuerdo con los sindicatos en 2018
Susana Díaz charla con José Luis Heredia (CSIF) en la firma del acuerdo con los sindicatos en 2018 - EFE
LABORAL

La Junta de Andalucía propone hacer fijos a 7.937 temporales sin pasar por unas oposiciones libres

El nuevo Gobierno asume compromisos del PSOE y avanza a sindicatos su oferta de empleo para estabilizar a funcionarios y laborales interinos

SevillaActualizado:

El nuevo Gobierno andaluz de coalición del PP y Ciudadanos retoma el plan iniciado por el Ejecutivo de Susana Díaz para convertir en fijos a los interinos que trabajan en la Junta y sus entes instrumentales. Los sindicatos CSIF, UGT y Comisiones Obreras ya tienen sobre la mesa una propuesta de acuerdo enviada por la Consejería de Presidencia, Administración Pública e Interior que contempla realizar una oferta de empleo pública extraordinaria de 7.937 plazas que actualmente están siendo ocupadas por personal contratado de forma temporal, según el documento al que ha tenido acceso ABC. Se suman a las 25.520 plazas que ya ofertó el anterior Gobierno el 26 de diciembre de 2017.

Como «criterio común» se va a primar la experiencia a la hora de obtener la plaza. Los interinos parten con ventaja frente a los aspirantes que no han trabajado nunca para la Administración, a diferencia de lo que ocurre en unas oposiciones libres.

El Sindicato Andaluz de Funcionarios (SAF), mayoritario entre el funcionariado de la Administración general, se muestra radicalmente en contra de esta propuesta. «Lo que se pretende no es un proceso de consolidación que parta de la igualdad, mérito y capacidad, sino que quieren que la experiencia (dada la puntuación que se le quiere dar al concurso) determine quien va a obtener plaza», advierte Bruno García Valdecasas, vicepresidente de SAF.

El Sindicato Andaluz de Funcionarios se opone a este proceso ya que equivale a «regalar» las plazas a los que ya están dentro como temporales

El proceso selectivo que propone la Junta equivale a «regalar la plaza a los que ya están dentro como temporales», algunos de los cuales «no sabemos como accedieron al empleo público» como en el caso del personal indefinido no fijo, lamenta el también secretario general de SAF. El sindicato considera «muy grave» que la oferta no se negocie en cada mesa sectorial y recuerda que el Gobierno central estableció que la fase de concurso debe representar como máximo un 40 por ciento y la Junta, en cambio, fija este porcentaje «como mínimo».

De las casi 8.000 plazas que se propone convocar el nuevo Ejecutivo entre los años 2019 y 2020, 3.437 corresponden a la Administración General. Se trata de estabilizar al personal que presta sus servicios en las distintas consejerías de forma temporal. La oferta se distribuye de la siguiente manera: 716 plazas de funcionario y 2.002 de personal laboral.

La propuesta incluye plazas en distintas ramas profesionales: ingenieros, arquitectos, informáticos, psicólogos, pedagogos, bibliotecarios, conservadores de patrimonio, trabajadores sociales y hasta dos técnicos de Ciencias de la Información (periodistas). En la oferta de personal laboral se incluyen también 39 plazas de monitores de comedor escolar.

La Junta prevé reducir la alta tasa de temporalidad en la Administración y los entes instrumentales

A estos puestos se suman 722 plazas más ocupadas por personal laboral indefinido no fijo, declarado así por una sentencia judicial, de las cuales 291 se van a transformar en plazas de funcionario y las 431 restantes son de personal laboral.

La oferta laboral se completa con 4.500 plazas de maestros: 2.500 se convocarán este año y otras 2.000 en 2021, según la propuesta que la Secretaría General para la Administración Pública ha remitido a los citados sindicatos para su debate y aprobación en una reunión de la mesa general de negociación común del personal funcionario, estatutario y laboral de la Junta que se celebrará el próximo lunes. Una vez firmado el acuerdo, se elevará al Consejo de Gobierno para validarlo.

El proceso selectivo se negociará con los sindicatos en cada ámbito sectorial. A priori, sólo se contemplan dos opciones: el sistema de concurso-oposición, la fórmula prevista para licenciados y diplomados, y el concurso, método previsto para el personal menos cualificado (categorías profesionales de los Grupos III, IV y V), según el convenio colectivo de la Junta.

El borrador del acuerdo asegura que las convocatorias «garantizarán el cumplimiento de los principios de libre concurrencia, igualdad, mérito, capacidad y publicidad». Sin embargo, a renglón seguido, establece «como criterio común» que la fase de concurso tendrá un peso específico importante: «como mínimo» representará el 40 por ciento de la puntuación y en ella primará, por encima de cualquier otro aspecto, «la experiencia».

El 60% restante de la puntuación dependería del resultado de las pruebas de conocimiento, pero este porcentaje puede variar en la negociación. En todo caso, la antigüedad es un grado a la hora de optar a cualquiera de los puestos ofertados.

Precedentes

Durante la crisis, España congeló la oferta de empleo público y tiró de contratos temporales. Tras la llamada de atención de Europa -con una sentencia que censuró este abuso- el Gobierno y los sindicatos CC.OO., UGT y CSIF pactaron el 29 de marzo de 2017 un plan de reducción de la temporalidad a nivel nacional. El compromiso era reducir la tasa del 30% hasta el 8%. Siguiendo esta senda, el Gobierno andaluz aprobó el 26 de diciembre de 2017 la primera oferta de empleo para hacer fijos a temporales que incluía 25.520 plazas. A éstas se suman ahora 7.937 más tras la llegada de Juanma Moreno al Palacio de San Telmo.

Desde la Consejería de la Presidencia Administración Pública e Interior quieren aclarar que el proceso de estabilización lo están llevando a cabo distintas comunidades autónomas para reducir la temporalidad y viene autorizado por la Ley de Presupuestos Generales del Estado del ejercicio de 2017 tras el acuerdo alcanzado a nivel estatal con las organizaciones sindicales CSIF, UGT y CC.OO. el 29 de marzo de 2017.

En la propuesta de acuerdo se advierte de que el plan de estabilización viene auspiciado por los Presupuestos Generales del Estado en las distintas comunidades

En la propuesta de acuerdo a la que ha tenido acceso ABC, se apela al acuerdo firmado a nivel estatal el pasado 9 de marzo de 2018 para «la Mejora del Empleo Público y las Condiciones de Trabajo que, por lo que se refiere a los procesos de estabilización del empleo público temporal, se acordó ampliarlos a las plazas de los servicios generales, de administración, de investigación, de salud pública e inspección médica, así como a los servicios públicos que, respondiendo a las necesidades estructurales, hayan estado dotadas presupuestariamente y ocupadas de forma temporal e ininterrumpida en los tres años anteriores al 31 de diciembre de 2017».

El plan de estabilización de interinos llegará también a la tupida red de empresas, agencias y fundaciones de la Junta, conocida como la «administración paralela». El documento interno aboga por abrir un marco de diálogo para bajar la temporalidad «en el conjunto del sector público andaluz».

La oferta desglosada es la siguiente:

4.500 de docente

La Junta propone convocar 2.500 plazas para estabilizar a maestros interinos este año y 2.000 durante el ejercicio 2021.

2.002 laborales

De las 3.437 plazas restantes, la mayoría (2.002) son de personal laboral de distintas categorías.

716 funcionarios

El borrador del acuerdo enviado a los sindicatos prevé convertir en fijos 716 puestos cubiertos por interinos aplicando la tasa de reposición de efectivos.

722 por sentencia

Personal laboral indefinido no fijo cesado y reincorporado por una sentencia. De ellas, 291 se transforman en plazas de funcionario.