Juan Bravo
Juan Bravo - EFE

Juan Bravo: «La Junta tiene 3.000 millones y nos han embargado y subastado inmuebles por torpezas»

Ha criticado también que las liquidaciones que hace de comprobación la Agencia Tributaria están por 2015, próximas a la prescripción, porque no había «ningún interés»

SevillaActualizado:

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, ha desvelado que la Junta de Andalucía tiene en la cuenta bancaria 3.000 millones de euros y ha lamentado que a pesar de esos fondos a la Administración autonómica le han embargado y subastado inmuebles por las «torpezas» en la gestión de los socialistas.

Bravo, que ha participado en una convención del PP-A sobre los presupuestos de 2019, aprobados esta semana, ha relatado cómo se le han embargado y subastado inmuebles a la Junta por no tramitar sentencias condenatorias, obteniendo sólo un 20% de su valor.

«Tenemos en la cuenta bancaria 3.000 millones y nos han embargado y subastado los inmuebles, con lo que todos sabemos que supone la subasta en un juzgado, que te dan el 20% del valor», ha indicado.

Bravo ha explicado que «llega una sentencia a un funcionario y se queda en su mesa, no sé si el funcionario se ha muerto, cayó enfermo o no quiso tramitarla, la respuesta es que nos han embargado y han subastado los inmuebles».

«Esa es la Junta de Andalucía que hemos heredado», ha denunciado el consejero, quien ha asegurado que el Gobierno de PP y Cs lleva a cabo la «política contraria», sin permitir que eso ocurra.

«Clientes cautivos»

Ha criticado también que las liquidaciones que hace de comprobación la Agencia Tributaria están por 2015, próximas a la prescripción, porque no había «ningún interés».

Según el consejero, el PSOE pensaba que su «ventaja» era tener «unos clientes cautivos, los ciudadanos» a los que le subía los impuestos para pagar todas las «torpezas» y tener dinero.

En cuanto a los presupuestos aprobados, ha calificado como «histórico» que se hayan aceptado medio centenar de enmiendas, aunque «no ha sido fácil, ha habido muchísima negociación».

Ha admitido que una de las principales dificultades será la ejecución de las partidas, por lo que el objetivo será hacerlo «al máximo», ya que al cien por cien es «técnicamente imposible».

Sobre las cuentas de 2020, ha dicho que el objetivo será aumentar las enmiendas incorporadas hasta superar las sesenta y que se aumentarán partidas para infraestructuras o inversiones.