Luis García Navarro y Lourdes Fuster en el juicio del caso ERE
Luis García Navarro y Lourdes Fuster en el juicio del caso ERE - EFE
CASO ERE ANDALUCÍA

El exdirector de IDEA era socio de la consultora que auditó a la agencia que pagaba los ERE

El responsable de PwC en Andalucía declara en el juicio que Jacinto Cañete le dijo que la agencia sólo tenía un papel pagador de las ayudas

SEVILLAActualizado:

El exdirector de IDEA Jacinto Cañete, uno de los acusados en el juicio de la pieza política del caso ERE, fue socio responsable de PwC en Andalucía entre principios de 2010 y el 2013, y ese periodo la misma auditora estaba finalizando el informe de auditoría de la agencia IDEA del ejercicio 2009, el ente que pagaba las ayudas irregulares de los ERE. Cañete fue director general de la agencia pública IDEA entre mayo de 2008 y diciembre de 2009.

En el juicio, la letrada del PP Lourdes Fuster preguntó el actual responsable de PwC en Andalucía Luis Manuel Fernández Prieto, que sustituyó a Cañete en el cargo, «si no es cierto que Cañete fue socio responsable de PwC desde principios de 2010 hasta octubre de 2013 que lo sustituye él». Fernández respondió afirmativamente, según fuentes del caso.

Durante la declaración como testigos de dos responsables de PwC en el juicio, tanto la letrada del PP-A, Lourdes Fuster, como el fiscal le han preguntado por su participación en auditorías y en concreto de IDEA. Sin embargo, tanto el actual responsable de PwC en Andalucía como quien ocupó este cargo hasta el 2009, Francisco Rodríguez Guanter, han negado esta participación ya que «no podía haberlo hecho», dado que se encargaba de «coordinar la acción comercial de la firma», según recoge la agencia Efe.

Ambos han testificado en la pieza política del caso ERE contra 22 ex altos cargos de la Junta, acusados de prevaricación y malversación por crear o mantener un procedimiento específico con el que la Junta repartió durante una década 850 millones en ayudas sociolaborales y a empresas en crisis de forma abitraria y sin control, según la Fiscalía.

El fiscal ha interrogado a Fernández Prieto si recabó algún tipo de información de Cañete al respecto y éste ha admitido que cuando saltó el caso ERE le preguntó y le dijo que «IDEA no tenía absolutamente ningún papel más que pagador y yo le dije que teníamos que aplicar el protocolo de riesgo para reevaluar todo el trabajo».

No obstante, al revisar las auditorías de años anteriores «las conclusiones nos parecieron razonables» y no vieron nada que reescribir pues más allá de las salvedades por incertidumbre no vieron indicios de irregularidades achacables a la gestión de IDEA.

Los auditores de PriceWaterhouse Coopers (PwC) que analizaban las cuentas de la agencia pública IDEA a través de la cual se pagaban las ayudas de los ERE que daba la Consejería de Empleo, han declarado que no era «previsible» que esos compromisos de pago afectaran al patrimonio del ente.

PwC auditaba las cuentas de IDEA y sus informes recogían salvedades por incertidumbre debido a que la agencia asumía compromisos de pago por encima del dinero que le transfería Empleo, lo que según Rodríguez Guanter suponía estar «pendiente de un futuro incierto» pese a que «teníamos el confort suficiente» de que el dinero iba a llegar.

A preguntas de las defensas -en una sesión de tarde con escasos abogados en la sala-, ha explicado que «en absoluto» es raro que una auditoría plasme esas salvedades y que ello no significa un informe «favorable ni desfavorable», y ha justificado que se apuntara a un déficit presupuestario porque «el impacto patrimonial eventualmente existiría» en caso de no llegar los fondos de Empleo.

La defensa del exdirector de IDEA Miguel Ángel Serrano le ha preguntado si detectaron que alguna vez la agencia pagara con fondos propios ayudas antes de recibir el dinero de la Consejería de Empleo y el auditor ha dicho no recordarlo aunque «hubiera estado contabilizado como saldo a recuperar».

Por su parte, Fernández Prieto ha señalado que «no era de esperar» ni «tenía lógica pensar» que se produjera un impacto patrimonial en IDEA pero los informes recogían salvedades por incertidumbre porque los auditorías no «podían saber qué va a suceder» respecto a los pagos de Empleo a IDEA, aunque «no era previsible» un impacto en su patrimonio porque no llegara el dinero.

De hecho, ha confirmado que a 31 de diciembre del 2009 los desfases presupuestarios por asumir compromisos de pago por encima de los fondos allegados desaparecieron.

No obstante, ha reconocido que en IDEA «había áreas de mejora en su función financiera» como «un mapa de riesgos» que PwC planteó.