Rafael Sadoc posa con su guion de «ERE. Secreto de sumario»
Rafael Sadoc posa con su guion de «ERE. Secreto de sumario» - VANESSA GÓMEZ
Corrupción

El guion maldito de la película del caso ERE que ninguna cadena quiere llevar al cine

Rafael Sadoc se ha dejado los nudillos llamando a las cadenas y productoras para llevar la trama a la gran pantalla. Sólo ha obtenido evasivas y silencio

SevillaActualizado:

Por la pantalla de un televisor van desfilando noticias en orden cronológico sobre los fraudes de los ERE y de los cursos de formación en Andalucía. Voces en off van cantando los titulares de la Prensa como una sinfonía tenebrosa: «Se cifra en 741 millones de euros la cantidad concedida irregularmente a empresas y trabajadores», «Alaya imputa a la exministra Magdalena Álvarez», «El número de imputados supera los 250»…

El punto de partida de esta trama se sitúa en el local de la productora gaditana The Chiriparsa Entertainment, donde sus siete componentes debaten sobre el osado proyecto que propone Rafa: hacer una película que plasme la realidad de la corrupción andaluza desde la trastienda de la investigación periodística.

Un retrato audiovisual que saque a la luz sus desmanes y mire debajo de las alfombras. Dos miembros de la productora tratan de quitarle a Rafa su loca idea de la cabeza. «Lo que no veo es dónde vamos con esta película, nadie la va a comprar», abre fuego Alberto. Cristina es de la misma opinión: «Nadie con dos dedos de frente se enfrentaría a la Junta. Si alguien quiere seguir haciendo cine en Andalucía no pisaría ese charco, es terreno pantanoso». Pero Rafa es de los que no tiran la toalla.

Rafa, el protagonista, es el alter ego de Rafael Sadoc, el guionista real de esta película en busca de financiación pública desde que salió de su pluma en septiembre de 2015, cuando cada auto de la juez Mercedes Alaya abría los telediarios y removía los cimientos de la plácida hegemonía socialista. Desde entonces, este escritor, cineasta y carnavalero nacido en Sanlúcar de Barrameda en 1967 sueña con hacer realidad este falso documental sobre la corrupción andaluza titulado «ERE. Secreto de sumario», que narra las desventuras de una productora gaditana para hacer realidad su obra.

«Cuando le presenté el proyecto al subdirector de Canal Sur se quedó blanco. No he recibido respuesta», se lamenta Rafael Sadoc

Salvando las distancias espacio-temporales, «queríamos hacer un “Spotlight” a la gaditana con los ERE de fondo», afirma en alusión a la oscarizada cinta que destapó abusos sexuales ocultados por la Iglesia en Boston. Como sucede en la ficción, el sueño de Sadoc, amigo y colaborador de Antonio Martínez Ares —uno de los reyes de las letras del Carnaval de Cádiz— pronto se truncó en una maldita pesadilla. «He ido dando chocazo tras chocazo. Desde que hicimos «The beautiful Cádiz», no he vuelto a rodar. Noto que estoy en la lista negra», confiesa.

Todos los intentos por llevarla al fotograma han sido baldíos. Este guionista saluqueño formado en la desaparecida Escuela de Cine de Puerto Real se ha dejado los nudillos tocando puertas de cadenas y productoras nacionales, animado por la buena acogida que tuvo su ópera prima, «The beautiful Cádiz», que fue proyectada tres veces por Canal Sur, y sus prometedores inicios como ganador del certamen de la RTVA al mejor guion de cortometrajes con «Opciones». «Hemos presentado el guion a todas las ayudas pertinentes, pero aún sin suerte, aunque no nos rendimos», cuenta el autor a ABC.

Con opiniones reales

«ERE. Secreto de sumario» es, a ratos, ficción y, a ratos, documental, pues la idea es incluir entrevistas reales a Susana Díaz, Juanma Moreno, Juan Marín, Teresa Rodríguez, dirigentes políticos de todos los partidos porque la corrupción, uno de los mayores cánceres de la sociedad, no entiende de siglas ni de ideologías.

«Nunca se nos pasó por la cabeza realizar un panfleto político contra el PSOE. Lo que siempre quisimos fue poner encima de la mesa todas las opiniones y los datos, fruto de un trabajo de investigación periodística, porque es una obra necesaria». La bombilla se le encendió tras leer el libro «El saqueo de los ERE» escrito por los periodistas Antonio Salvador y Sebastián Torres y escuchar a la entonces presidenta andaluza decir que sentía «dolor y vergüenza» por el fraude.

Pero Sadoc pronto descubrió que al poder no le gusta ver sus vergüenzas, aunque sean pasadas, expuestas en una pantalla gigante. «En 2016, me entrevisté con Joaquín Durán, el subdirector de Canal Sur, porque necesitamos 100.000 euros para levantar un proyecto más profesional que la primera película. Cuando le conté mi idea, se quedó blanco. Fueron 20 minutos muy tensos en los que me escuchaba sin decir nada. No he recibido respuesta desde entonces», recuerda. ABC contactó con la cadena pública para recabar su versión pero tampoco ha contestado antes de publicar esta información.

«Los americanos habrían sacado cuatro películas y veinte series de esta historia. Pero a mí me dijeron que era muy kamikaze», señala el guionista

Sadoc lanzó otros cables y movió otros hilos. En su peregrinaje se reunió con responsables de la RTVE, Atresmedia y productoras de primer nivel. Se interesaron por otros guiones suyos como el de «Rociíto Guapa». Pero la trama sobre la ciénaga andaluza, «una realidad que ha hecho mucho daño», no ha logrado patrocinio. «Los americanos ya habrían sacado cuatro películas y 20 series de esta historia. Sólo Juan Lanzas [el conseguidor de ayudas] tiene una él solo. Pero a mí me dijeron que era muy kamikaze. Estaba pisando charcos muy grandes y yo soy muy pequeño todavía», subraya.

El género en el que encuadra a su «criatura» es lo que llama una «dramedia», un drama porque «se ha perdido mucho dinero de los parados». Sadoc ve concomitancias entre su texto y la célebre saga de HBO. «Los ERE son un juego de tronos en el que el poder reparte dinero para tener callado y contento al personal y que en futuras elecciones no peligren sus tronos de hierro».

¿Por qué en España y Andalucía cuesta tanto mostrar en la gran pantalla la mugre política con nombres y apellidos? Una periodista cuyo nombre no quiso desvelar se lo advirtió: «Rafa, no puedes pretender morder la mano que te da de comer». Alberto, el personaje de The Chiriparsa Entertainment que desde el principio había mostrado reservas hacia el proyecto, no se equivocaba. Nadie, por ahora, ha comprado ese guion. Sólo a un loco se le ocurriría hacer una película de los ERE en Andalucía.