Francisco Serrano, de Vox Andalucía
Francisco Serrano, de Vox Andalucía - Raúl Doblado

Francisco Serrano (Vox) pide «fiscalizar los 2.200 chiringuitos de género» en Andalucía

El portavoz de Vox denuncia que hay un «lobby» feminista que vive de las subvenciones

SevillaActualizado:

Son 87 páginas seguidas el fondo documental que el Instituto Andaluz de la Mujer de la Junta de Andalucía tiene sobre asociaciones de mujeres y aunque no todas ellas son feministas, hay incluso muchas que son de antiguas alumnas de colegios religiosos, sobre ellas se basa el ex juez Francisco Serrano para «fiscalizar los 2.200 chiringuitos de género que hay en Andalucía».

El debate sobre la violencia de género y el dinero que se gasta en estas asociaciones ha entrado de lleno esta pasada semana sobrevolando el apoyo o no al gobierno de cambio del PP y Ciudadanos por el partido de la nueva derecha Vox. Su candidato a presidir la Junta es contundente al respecto: «Al hilo de la violencia de género se esconde una industria feminista que comercia con su ideología, son un lobby que vive de las subvenciones pagadas con nuestros impuestos y que hay que fiscalizar; no por decir que defienden a las mujeres se puede consentir que vivan de las ayudas; muchas de ellas piden a las cuatro administraciones y el dinero se queda en los cargos y no llega en realidad a las mujeres que lo necesitan», añade.

«Por eso nos hemos opuesto al punto 84 del acuerdo entre Ciudadanos y Partido Popular, porque no queremos que se incrementen más partidas para esto. Francisco Serrano cuenta una anécdota para poner sobre la mesa el poco control y la connivencia que existe sobre estas asociaciones feministas. «A un granjero le están robando las gallinas todas las noches, se queja a las autoridades y éstas ponen a un zorro como investigador; entonces este eleva un informe diciendo que el granjero miente porque ya no tiene gallinas», ilustra con esta fábula.

«Si las asociaciones feministas fueran tan útiles como dicen ser no se entiende por qué aumenta tanto la violencia de género; sus políticas han sido un fracaso y les cuesta trabajo reconocerlo, porque hay muchísimo dinero en juego», argumenta.

Cárcel permanente revisable

Serrano se defiende cuando le acusan de machismo a su partido: «Eso es una falacia y una mentira, nosotros defendemos a la mujer como los que más; somos de los pocos que pedimos la prisión permanente revisable para los delitos de muerte con violación. Lo que ocurre es que creemos que no se puede circunscribir la violencia de género sólo a las mujeres, sino que abogamos por una ley intrafamiliar, como ya pidió también Ciudadanos en 2016.

Existe una violencia ejercida contra las personas mayores, contra los niños, contra los hombres dentro del ámbito familiar, se lo digo con conocimiento de causa porque lo he vivido como experiencia propia en mis años como juez». Por último, añade que en España no hay tanta violencia de género si lo comparamos con países de nuestro entorno.