Planta termosolar de Fuentes de Andalucía
Planta termosolar de Fuentes de Andalucía - J.M.SERRANO

La energía solar, eje de la apuesta de la Junta para el futuro de Andalucía

El objetivo del Gobierno andaluz es que el 25 por ciento de la energía que se consuma a final de 2020 en la comunidad sea verde

SevillaActualizado:

En el verano de 2004, hace ahora 15 años, Andalucía se quedó sin luz. En medio de una ola de calor que asfixiaba a España y a Europa, la red eléctrica dijo basta. Varios apagones dejaron a los andaluces a oscuras. La situación fue especialmente grave en varias provincias: Sevilla, Cádiz, Huelva y Granada. Red Eléctrica, explican desde la Agencia Andaluza de la Energía (AAE), organismo dependiente de la Consejería de Hacienda, Industria y Energía, «tuvo que declarar la situación de emergencia».

Aquel verano, uno de los peores que se recuerdan en cuanto a calor y fallos energéticos, fue la razón por la que la Junta puso en marcha un organismo de vigilancia de su red energética las 24 horas del día, los siete días de la semana. Es el Centro de Evaluación y Seguimiento Energético de Andalucía (Cesea). Un departamento de la AAE donde monitorizan cualquier incidencia, corte de suministro o pico de demanda.

«Con esa información —explica Jorge Jiménez Luna, director de la AAE— podemos maniobrar y variar por dónde va la carga». Las eléctricas, añade, saben que este sistema es como «un Gran Hermano que todo lo ve» y se apresuran a resolver incidencias. «Las eléctricas lo hacen muy bien. Esto es una ayuda», indica Jiménez.

Pese a la buena disposición de las energéticas y al sistema de vigilancia, hay incidencias que no se pueden evitar. Puntos «calientes» donde suele fallar la red. En invierno, explica Jiménez, los apagones suelen ocurrir en Huelva y Cádiz por culpa de las borrascas que afectan a la infraestructura eléctrica. En verano el problema se traslada al interior de Andalucía y, ocasionalmente, a la costa, sobre todo la de Huelva.

Estos problemas, que se agravaron sobre todo a finales de los 90 y primeros 2000 por culpa del «boom» de aires acondicionados, supusieron un reto para Andalucía. Había que crear una red que, además de garantizar el servicio a toda la comunidad, cumpliese con el compromiso «verde» que impone Europa a los países miembros.

Según el último informe de la Consejería de Hacienda, Industria y Energía sobre la situación energética de la comunidad, Andalucía «cuenta con un parque de generación eléctrica muy diversificado» con una potencia total de 15.766,7 Mw. De esos, el 38 por ciento es de ciclos combinados de gas; el 39 por ciento es de energías renovables, el 13 por ciento de térmicas del carbón, el 6 por ciento de cogeneración y residuos y un 4 por ciento de centrales de bombeo.

En esta miscelánea de energía, todos los agentes involucrados en el sector destacan la oportunidad que supone para Andalucía la energía solar. «Somos la comunidad autónoma con más superficie solar», presume la Consejería. Lo confirma el director de la AAE, quien asegura que «las expectativas que tiene Andalucía ahora mismo son impresionantes en cuanto a proyectos renovables. Tenemos miles de solicitudes para instalar plantas fotovoltaicas. Hay demanda para 26.000 Mw de nuevos proyectos».

Para Jiménez Luna, una de las claves del éxito de la energía solar en Andalucía es el abaratamiento de los costes, que han caído en pocos años a una décima parte. También influyen las penalizaciones que se han impuesto a los combustibles fósiles. «Ahora mismo casi nada da rentabilidad. Salvo las renovables en España. Y dentro de España, en Andalucía, que es donde más horas de sol hay. Es un negocio excelente», indica.

La potencia instalada en renovables se ha multiplicado por cinco en la última década

Según datos de la Consejería de Hacienda, la potencia instalada en energías renovables «se ha multiplicado por cinco en la última década en la comunidad», siendo el incremento más significativo en instalaciones solares. Ese es el camino para el futuro energético de la comunidad, aseguran desde la Junta, que acaba de sacar a concurso una compra de energía para 5.000 puntos de suministros en sus edificios con la salvedad de que sea energía 100%renovable.

Desde Endesa, principal operador eléctrico de Andalucía, desgranan más beneficios de la energía solar para la comunidad. «Andalucía tiene más de 2.000 horas de sol al año y más de 2.000 Kw por hora por metro cuadrado, lo que es más del doble de Alemania en verano», indican. En la comunidad hay mucho sol y, además, hay terrenos para instalar plantas fotovoltaicas. «Lo mejor para estas infraestructuras son terrenos rústicos sin aprovechamiento agrario o ganadero. Y de eso hay mucho en Andalucía».

Costes de la red

Con más de 500 subestaciones y decenas de miles de kilómetros de líneas de distribución y transporte, la inversión que necesita la comunidad en mantenimiento de sus infraestructuras energéticas es enorme. Solo en el periodo 2004-2016 se invirtió 4.450 millones de euros en mejorar el sistema eléctrico andaluz.

En Endesa confirman el alto coste de mantener un proyecto de energía renovable para Andalucía. «La compañía va a invertir unos 1.000 millones de euros al año en renovables en toda España, la mitad solo en Andalucía», explican.

La apuesta «verde» que hacen es doble. Por un lado quieren que la energía que se consume provenga de fuentes renovables. Y, por otro, que los ciudadanos, quienes consumen esa energía, hagan una auto auditoría para rebajar su factura, reducir la electricidad que gastan. ¿Cómo? «Se puede mejorar el aislamiento térmico de las casas, adquirir electrodomésticos eficientes, instalar dispositivos de autoconsumo...», proponen.

Desde la administración comparten la apuesta por las energías renovables. El objetivo que se marcan desde la Junta es que para finales del año que viene el 25 por ciento de la energía final bruta que se consume en Andalucía sea renovable. Ahora mismo, explica Jiménez Luna, es del 18 por ciento, dos puntos por debajo de la meta del 20 por ciento que impone la Unión Europea y a siete de lo que quieren en el Gobierno andaluz.

Desde la Junta sacan pecho. Hablan de un «crecimiento sustancial de las instalaciones de generación eléctricas con energías renovables». Y el camino seguirá siendo ese en el futuro, añaden. Energía verde y que, además, no vuelva a dejar a oscuras a los andaluces como ocurrió en 2004. De eso se encargan ya en el Cesea.

Apuesta por el autoconsumo

La Junta de Andalucía y las empresas energéticas tienen claro que el autoconsumo es el presente y futuro del mercado eléctrico. El director de la Agencia Andaluza de la Energía (AAE), Jorge Jiménez, explica que quieren impulsar ayudas para que los ciudadanos instalen dispositivos de generación eléctrica en casa. Y reconoce que en el pasado las leyes pusieron «muchas trabas» al autoconsumo. Ya no. «El nuevo real Decreto simplifica y facilita», asegura. En Endesa también quieren que los consumidores pasen a producir. «Que sean más activos y se conviertan en prosumidores», indican. Esto, que puede significar que vendan menos electricidad, lo ven como una oportunidad de negocio ya que plantean el pago por uso, un modelo de financiación de las instalaciones y su mantenimiento:«El objetivo es que el 5 por ciento de la energía la produzcan los ciudadanos. Antes que vender más energía, queremos que sea limpia, sostenible».