La gratuidad influye en la falta de conciencia sobre el gasto público sanitario
La gratuidad influye en la falta de conciencia sobre el gasto público sanitario - EFE
SALUD

¿Cuánto cuesta cada operación o prueba al Servicio Andaluz de Salud?

El SAS cobra unos 92 millones de euros al año a terceros por prestaciones sanitarias

SEVILLAActualizado:

La factura sanitaria es uno de los principales problemas presupuestarios de cualquier administración pública. Su control y sostenimiento son motivo de debate entre gestores, mientras los usuarios parecen ajenos al problema, acomodados en la falsa idea de que lo público es gratuito.

Pero cada acto médico en la sanidad pública andaluza, cuya actividad global supone el 6,3 por ciento del PIB de la comunidad, tiene un precio y aunque no existe factura que lo especifique a los usuarios hay una forma de conocer el coste de visita al especialista, la operación o la estancia en el hospital.

Una Orden de la Consejería de Salud publicada en 2005 fija los precios públicos de los servicios sanitarios prestados en centros del Sistema Público de Salud de Andalucía. La normativa se ha venido modificando en los últimos años. En 2010 se adaptó para la atención a ciudadanos de la Unión Europea; en 2015 se renovó la cartera de servicios de pruebas diagnósticas y terapéuticas y en 2016 se actualizaron y definieron los precios públicos a procesos asistenciales, para una mayor adecuación a los costes reales.

Este baremo es el que utiliza el SAS para facturar a terceros. Aunque la sanidad pública española es universal, los servicios sanitarios cobran a compañías aseguradoras los servicios prestados a usuarios que no cuentan con tarjeta sanitaria.

Facturación y procesos

En el último año, la facturación a terceros se ha elevado a 92,6 millones de euros, correspondientes a un total de 132.016 liquidaciones, lo que pone de manifiesto el volumen de trámites administrativos que supone.

El mayor importe se concentra en el cobro a aseguradoras de los servicios derivados de la atención sanitaria a víctimas de accidentes de tráfico (36,3 millones). En el caso de la asistencia sanitaria a mutualistas, el importe de los cobros facturados ascendió a 26,7 millones de euros.

La consulta con médicos especialistas es el principal motivo de facturación a terceros. Esta consulta tiene un precio en la sanidad pública de 114,12 euros. Destaca asimimismo la estancia en UCI, que se factura a 1.613,93 euros. En cuanto a pruebas diagnósticas, las más demandadas son el angio-TAC de arterias coronarias (361,96 euros) y resonancia magnética con contraste (239,98 euros).

Como ejemplos de procesos con un precio más elevado destacan el transporte sanitario de emergencia (en helicóptero UVI -3.642 euros-); trasplante hepático (130.490 euros), cardiaco (124.685 euros) y atención a neonato (127.492 euros).

Respecto a las estancias hospitalarias, tal y como se determina en la Orden de 8 de noviembre de 2016, en función de las distintas especialidades los precios fijados oscilan desde 324 euros en procesos atendidos por Medicina Interna a 1.985 euros de los procesos relacionados con Dermatología Médico-Quirúrgica y Venereología. En el caso de Oftalmología la estancia hospitalaria se eleva a 1.911 euros, en Cirugía Cardiovascular 1.197 euros y en Oncología Radioterápica 1.437 euros.

Entre otras curiosidades, la norma de precios públicos por prestaciones sanitarias señala como una de las más baratas al test de embarazo (7,4 euros). Y hasta la piel tiene precio: un centímetro cuadrado de piel criopreservada es de 3,5 euros.

Los fungibles y todos los demás gastos están incluidos en el precio de la estancia o la consulta.

En la actualidad, la Junta de Andalucía tiene pendiente publicar una nueva modificación o actualización de precios para incorporar los cambios producidos en los últimos años en la cartera de servicios de Atención Primaria, debido especialmente al aumento de pruebas diagnósticas y de medidas terapéuticas que se realizan en este nivel de atención, como la incorporación de las consultas de enfermería o los cuidados de atención a pacientes crónicos con necesidades de salud complejas o la actuación de profesionales en el campo del trabajo social.

Actualmente, la primera consulta en centro sanitario de Atención Primaria se cobra a 43,50 euros y 17,84 las sucesivas. La consulta de enfermería sin intervención médica oscila entre los 20,88 y los 29,15 euros según se preste en centro sanitario o en domicilio.

Pagar en la pública

Si la sanidad pública es universal, con prestación en igualdad de condiciones, independientemente de la situación socioeconómica o de la condición de asalariado o no del usuario, cómo es posible que se cobre por ello.

El cobro a compañías aseguradoras se restringe a facturar un servicio que se ofrece en los centros sanitarios públicos pero por el que la persona previamente ha pagado a una compañía aseguradora con la que ha suscrito un contrato.

Se trata de una atención sanitaria que se ofrece en los centros públicos pero relacionada con una actividad que ha sido previamente asegurada por la persona, de ahí que la Administración sanitaria cobre por este servicio a la compañía aseguradora que, con anterioridad, ha cobrado y establecido un precio por esa atención a su cliente.

Los precios públicos de los servicios sanitarios nos pueden dar una idea de las dimensiones del coste diario del sistema sanitario de Andalucía, el de mayores dimensiones de España con 8,5 millones de usuarios.

Cada día se gestionan en torno a las 31.000 urgencias, que a un coste medio de 80 euros (las simples se calculan a 49,16 euros por 110,49 las que requieren ingreso hospitalario) supone un gasto diario de casi 2,5 millones de euros sólo en consultas de urgencias. La sanidad andaluza gestiona cada día 350.000 consultas no urgentes y 2.600 operaciones.

Uno de los retos de los gestores de la sanidad pública es informar del esfuerzo inversor que requiere mantener el actual sistema y la corresponsabilidad de todos en su sostén ante los retos que plantea el mayor envejecimiento de la población, la mayor cronicidad de los procesos o la incorporación de nuevas tecnologías.

Actualmente, uno de cada tres euros del presupuesto andaluz se destina a la sanidad pública. Para 2018, la sanidad pública andaluza cuenta con un presupuesto de 9.809 millones de euros y el Servicio Andaluz de Salud (SAS), con 9.013 millones de euros, el mayor presupuesto de su historia.