Alimentación

¿Cómo identificar un buen aceite de oliva?

Aceite de oliva, aceite de oliva virgen o virgen extra, aprende a elegir el mejor

SevillaActualizado:

El aceite de oliva es el oro líquido de Andalucía, su valor recae en su multitud de propiedades beneficiosas para nuestro organismo y en ser la base de la dieta mediterránea.

Hay varios tipos de aceites de oliva en función de su calidad y de su pureza. En el hogar se suele usar el aceite de oliva suave para cocinar mientras que el aceite virgen o virgen extra es habitual encontrarlo en ensaladas y aliños.

En el mercado hay una amplia variedad de productos en torno al aceite de oliva, pero es imposible que todos cuenten con la misma calidad. Un aceite de oliva «bueno» para el consumidor es aquel que cumple con sus expectativas o las supera, teniendo en cuenta el precio que está pagando por él. Así, al igual que los vinos, los aceites no tienen todos la misma calidad y es por ello que hay que saber identificar un aceite de oliva de garantías.

El aceite de oliva virgen extra, el más codiciado

El aceite de oliva extra virgen es considerado como el aceite de aceites por su mayor calidad. Su procedencia directa de la aceituna a través de procedimientos naturales le conceden un olor y sabor perfectos.

Cada variedad de aceituna aporta un matiz diferente al aceite, esto hace que exista una gran variedad de aceites de oliva virgen extra de calidad con matices que los vuelven heterogéneos (pueden ser frutados o picantes).

Como explica la Master Blender de Hojiblanca, Paula Barrocas Lopes, «La integridad y calidad del aceite es lo que marca la diferencia entre unos y otros. El aceite que un consumidor compra y consume hoy debe ser igual al que se consumió hace un mes atrás, o igual al que consumirá en un año. Ofrecer siempre el mismo perfil sensorial».

Lo que es seguro es que un aceite que no sabe a nada no es un aceite que esté cumpliendo con su función y, por tanto, no es un aceite de calidad.