Juana Rivas, en el aeropuerto de Granada
Juana Rivas, en el aeropuerto de Granada - Efe /Pepe Torres

Los abogados de Juana Rivas advierten de que dejarán su defensa si lleva a cabo «atajos» fuera de la legalidad

Sus letrados advierten de nuevas «injerencias» del entorno que ya propiciaron «equivocaciones» de la madre de los niños

SEVILLAActualizado:

La defensa de Juana Rivas ha puesto de manifiesto las que considera «injerencias» del entorno que, en agosto de 2017, ya propició «equivocaciones» en la gestión de su causa, y se ha mostrado «totalmente opuesta» a cualquier actuación que suponga «atajos o caminos» que la lleven fuera de la legalidad.

José Estanislao López, abogado junto a la también letrada María Eugenia Álvarez de la vecina de Maracena (Granada), ha advertido, además, de que, si se mantienen las que considera «injerencias no deseadas ni queridas», se planteará incluso dejar la defensa.

«Estamos totalmente opuestos a todo lo que no sea la defensa dentro de la ley y del sistema judicial», ha sentenciado López, quien ha asegurado que no admite «atajos o caminos» que puedan llevar a Juana Rivas «fuera de la legalidad».

«Esperamos que Juana siga actuando bajo el consejo de sus abogados, los que realmente conforman su equipo jurídico", ha insistido el letrado, que ha apuntado a que el entorno al que se refiere parte del Centro Municipal de la Mujer de Maracena que dirige la asesora jurídica Francisca Granados.

Las declaraciones del abogado que ejerce la defensa de Rivas se producen después de que el jueves Juana entregara a sus dos hijos, de 12 y 4 años, a su expareja, el italiano Francesco Arcuri, en una comisaria de Cagliari, la capital de Cerdeña, después de que el domingo pasado se negara a devolvérselos.

La entrega se produjo tras comparecer de nuevo ante la Policía para declarar sobre la denuncia que interpuso contra Arcuri, quien tiene la custodia provisional de los niños desde agosto de 2017, por supuestos malos tratos al menor de sus hijos.

José Estanislao López ya admitió, en el recurso de apelación formalizado ante la Audiencia de Granada contra la sentencia que condenó a Rivas por sustracción de menores a cinco años de cárcel por permanecer en paradero desconocido con sus hijos para evitar entregárselos a su expareja, que hubo error anteriores en su defensa.

«Los errores en su defensa (...) muestran que actuó mal asesorada y que ello fue determinante en su errónea, pero no dolosa, actuación de no entregar a los hijos cuando el juzgado así se lo exigía», indicaba al respecto en el referido recurso.

Más de 22.000 euros recaudados en Internet

Juana Rivas, condenada a cinco años de prisión por sustracción de menores en España tras estar casi un mes ilocalizable hace dos veranos con sus dos hijos sin acatar la orden judicial que le obligaba a entregarlos al padre, al que acusa de malos tratos, ha recaudado más de 22.000 euros desde el pasado 26 de septiembre de 2017 en una campaña de micromecenazgo a través de Internet para poder seguir con su «lucha judicial».

Así consta en la petición realizada a través de la plataforma «GoFundMe» para recaudación de fondos solidarios, en la que Rivas, quien ha pedido la libre absolución en su recurso contra esta sentencia, que no es firme, y sigue en Italia el proceso judicial para la custodia de los niños, especifica que esta petición de «ayuda económica» la realiza porque no puede «cubrir sola los gastos de abogados, procuradores, trámites, traducciones, certificados, viajes...» que ha de afrontar.

El objetivo de la campaña se ha cuantificado en 60.000 euros y los donativos van desde los 500 euros de algunos usuarios hasta pequeñas donaciones de unos diez euros, la mayoría anónimos y de particulares, pero algunos también de asociaciones de mujeres.

En el texto de presentación de la petición, que realiza en nombre de José Estanislao López, quien encabeza el equipo de letrados que defiende sus intereses, Juana Rivas se compromete a ir mostrando «puntualmente las facturas, para que se pueda comprobar en qué se va gastando el dinero».

Además, esta vecina de Maracena, quien se encuentra en Italia siguiendo el proceso judicial para la custodia de los niños, de doce y cuatro años, agradeció en esta misma plataforma la colaboración a través de un video publicado en Youtube, en que consideró que su «lucha» va a tener «un final muy feliz».