Las agresiones se produjeron en polígonos industriales
Las agresiones se produjeron en polígonos industriales - Archivo
Agresión sexual

Violan a tres prostitutas en polígonos industriales de Málaga y Granada

Los autores intimidaban a sus víctimas con un arma blanca y las amenazaban hasta que consumaban la agresión sexual con gran violencia, según la Guardia Civil, que ha detenido a uno de los dos presuntos implicados

MálagaActualizado:

Buscaban prostitutas en los polígonos industriales. Las abordaban en medio de la noche, las intimidaban con un arma blanca y las amenazaban, hasta que consumaban una agresión sexual con gran violencia. La Guardia Civil ha esclarecido tres agresiones sexuales sufridas en polígonos industriales de Málaga y Granada. La investigación ha sido llevada a cabo por el Equipo Mujer- Menor de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga con la colaboración del Equipo de Policía Judicial de Antequera y la Policía Local de Loja.

Las pesquisas se iniciaron tras la denuncia de una mujer de origen africano, que fue localizada deambulando por la localidad de Villanueva del Trabuco a altas horas de la madrugada. Manifestó que, mientras ejercía la prostitución en el polígono industrial Guadalhorce, fue amenazada con un arma blanca y llevada por la fuerza por dos individuos. Relató que la trasladaron hasta la citada localidad donde fue agredida sexualmente por ambos.

Los agentes detectaron que, al día siguiente, tuvo lugar otra agresión de similares características a otra mujer. La segunda víctima ejercía la prostitución en un polígono industrial cercano a Granada capital. Un mes más tarde, se produjo una tercera agresión a otra mujer en el mismo polígono industrial de Málaga que la primera, siendo rescatada la víctima también en Villanueva del Trabuco.

Explotación sexual

Las tres víctimas fueron atendidas en hospitales cercanos al lugar donde fueron encontradas. Se le recogieron muestras biológicas y genéticas por el forense de guardia. Todas ellas presentaban cuadros de ansiedad y miedo, debido a las agresiones sufridas y a la gran violencia ejercida sobre ellas.

La primera de las víctimas, aunque inicialmente denunció los hechos, mostró poca colaboración con los agentes, aportando pocos datos sobre las circunstancias en las que se desarrollaron los hechos. Tenía miedo a sufrir un expediente de expulsión del territorio nacional dada su situación irregular en España. Su situación era de necesidad y vulnerabilidad, al encontrarse explotada por parte de organizaciones criminales dedicadas a la trata de seres humanos.

Los indicios llevaron a los investigadores a la certeza de que las tres agresiones sexuales habían sido llevadas a cabo por los mismos agresores, ya que el «modus operandi» era en mismo en todos los ataques.

Siguiendo con las gestiones practicadas, fue localizada una imagen parcial de escasa calidad del vehículo utilizado por los agresores a la que fue necesario someter a diversos procesos técnicos de ampliación para identificar la marca y modelo del vehículo fotografiado. Para la localización del mismo fue necesario analizar vehículos de dicha marca y modelo, llegando a examinarse más de 13.000 coches, en un trabajo de filtrados y comprobaciones que se demoraron varios meses hasta su plena identificación.

Retratos robot

Por otro lado, fueron realizados varios retratos robot de los presuntos autores con las descripciones facilitadas por las víctimas, que fueron difundidos. Así se obtuvo una gran cantidad de información aportada por la ciudadanía. Esta labor de los guardias civiles tuvo sus frutos cuando se consiguió la completa identificación de los dos agresores, dos jóvenes de entre 18 y 24 años, los cuales habían residido años antes en la comarca de Antequera, aunque en el momento de cometer los delitos residían en la provincia de Granada.

Uno de los individuos usurpaba la identidad de un familiar para desviar cualquier imputación delictiva, siendo necesario localizar al familiar e identificarlo de forma plena para determinar la verdadera identidad de uno de los autores. El pasado mes de febrero fue detenido uno de los autores en la localidad de Loja (Granada), encontrándose el otro investigado en paradero desconocido, habiéndose dictado un señalamiento de búsqueda y detención contra él a nivel internacional