Salida del féretro de José Gil de la iglesia del Carmen de Antequera
Salida del féretro de José Gil de la iglesia del Carmen de Antequera - J.J.M.
ENTIERRO

Respeto y emoción en el entierro del bombero fallecido en las riadas de Málaga

Antequera despidió este martes por la tarde a José Gil entre lágrimas de emoción y aplausos, tras dar su vida ayudando en las últimas inundaciones

AntequeraActualizado:

La Iglesia del Carmen de Antequera se quedó pequeña para acoger a todos aquellos que quisieron mostrar su respeto por la figura de José Gil, el bombero fallecido en la madrugada del sábado al domingo en Campillos (Málaga). Cientos de personas acudieron a dar un último adiós este lunes. Arroparon a su familia y amigos. José tenía mujer y dos hijos. Deja una familia destrozada por la ausencia, pero orgullosa de quien supo dar la vida por aquellos que lo necesitaban.

Falleció en una riada este fin de semana. Acudía a un aviso en medio de la tormenta y el agua se lo llevó. Los vecinos de la parroquia donde se ofició el sepelio esperaban desde los balcones, emocionados, aplaudiendo, comentando la voluptuosa muchedumbre que le quiso decir «hasta siempre» al último caído por los demás en Andalucía. Estuvieron la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y la Consejera de Justicia, Rosa Aguilar, también el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, o el de Ciudadanos, Juan Marín.

Acudieron las autoridades locales y provinciales. También los representantes de las Fuerzas y Cuerpos del Estado que, en formados a la salida del féretro, saludaron en señal de respeto. Bomberos, Policía, Guardia Civil, Emergencias… Todos unidos para decir adiós a su último valiente caído en acto de servicio. Sus compañeros lo definieron con «servicial y siempre presto para ayudar». Tenía 43 años cuando abandonó para siempre sus labores de rescate. Había iniciado su vocación en los 90.

En la plaza junto a la iglesia su valía era respondida con aplausos. A hombros de sus compañeros. Tapado con la bandera del Real Cuerpo de Bomberos, que inauguró en Antequera. José Gil era el bombero 001. El más veterano. Entró en el Consorcio Provincial en 2002. Fue el primero en integrarse, luego le seguirían el resto. Un pionero, que se ha convertido en leyenda dentro de una familia de 30 hombres del Parque de Antequera, que le lloraron esta tarde del lunes sin consuelo.