Investigadores en un laboratorio andaluz
Investigadores en un laboratorio andaluz - VALERIO MERINO
SANIDAD

Málaga se especializa en la lucha contra el cáncer de próstata

El centro de investigación oncológica, especializado en tumores genitourinarios, ya tiene sede y será realidad en pocos meses

MÁLAGAActualizado:

Ahora es un edificio sin uso, pero en pocos meses estará habitado por una veintena de investigadores que lucharán contra los temidos tumores de vejiga, riñón y próstata, los que mayor prevalencia tienen entre los varones. La Diputación de Málaga ha entregado a la Fundación Pública Andaluza para la Investigación de Málaga en Biomedicina y Salud (Fimabis), dependiente de la Junta, el edificio de la Escuela de Enfermería situado en la hospital Civil para convertirlo en centro de investigación del cáncer.

Este centro funcionará en colaboración con el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y se convertirá así en la primera subsede de este organismo, radicado en Madrid. Pretende llegar a ser referente andaluz y nacional, para lo que comenzará pronto su equipamiento. En vanguardia estará el prestigioso doctor Emilio Alba, jefe de Oncología de los hospitales Regional y Clínico Universitario.

En principio, cuando eche a andar, su labor se centrará en la investigación de tumores genitourinarios, pero en el futuro sus responsables prevén también abordar otros tipos de cánceres de amplia prevalencia, como el de mama.

Sólo en Málaga, se diagnostican unos 1.200 nuevos casos de cánceres de riñón, vejiga o próstata. Ante el aumento de estas patologías, el diagnóstico precoz resulta de vital importancia. En ello incidirán las investigaciones que se llevarán a cabo en este centro, además de en la mejora de las técnicas diagnósticas, la estratificación del riesgo de recaída y el desarrollo de nuevas y más efectivas terapias, especialmente en casos de enfermedad avanzada.

En cuanto a los cánceres de mama, cada año se diagnostican 800 nuevos casos en Málaga. En los últimos años, según la Junta, la investigación en esta provincia ha aumentado de manera exponencial y ya se cuenta con más de 800 investigadores y 57 grupos de investigación.

Da cuenta del aumento también la multiplicación de los recursos. Si en 2012 los ingresos por ensayos clínicos sólo llegaban al medio millón de euros, en 2017 se consiguieron 8,2 millones. La viceconsejera de Salud, María Isabel Baena, echa la «culpa» de ese gran aumento al énfasis del doctor Emilio Alba, que dirigirá este nuevo proyecto junto a David Olmos, investigador a caballo entre el CNIO y Málaga.

No obstante, Alba demanda un mayor esfuerzo para atraer recursos que no sean públicos. Así, alude a la necesidad de introducir en concepto de filantropía, muy propio de los países anglosajones, en la investigación, dado que hasta ahora se ha concentrado sobre todo en ayudas a pacientes y familiares.