Imagen de la residencia en ruinas
Imagen de la residencia en ruinas - SUR
PELIGRO

Cierran una playa de Benalmádena por peligro de derrumbe de un edificio

El Ayuntamiento ha tenido que tomar medidas cautelares en Los Melilleros para preservar la seguridad de la población que se acerque a esta zona de baño

BenalmádenaActualizado:

Benalmádena comunicó este viernes el cierre parcial de la playa Los Melilleros. El alcalde, Víctor Navas, y la concejala de Playas, Encarnación Cortes, se vieron obligados a la clausura cautelar para preservar la seguridad de la población, debido al estado de ruina de la residencia Marymar, clausurada y en desuso desde 2011. En 2016 la Junta de Andalucía se negó a volverla a ponerla en funcionamiento, tras una propuesta de Unicaja para retomar la actividad, para luego ordenar un derribo que no se ha producido. Ahora una revisión trimestral arroja un informe sobre «un estado de ruina física inminente con el riesgo para la seguridad del público».

Los documentos aportados por el jefe de Servicio Técnico de Edificación y Arquitectura del Ayuntamiento como los del jefe de Bomberos de Benalmádena solicitan el balizamiento de parte de la playa de Los Melilleros, frente a la antigua residencia. El alcalde explicó que la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y la Dirección General de Costas está en trámites para acabar demoliendo la residencia, ampliando así el paseo marítimo y convirtiendo la zona en un área comercial.

El alcalde explicó en rueda de prensa que para este fin se negocia con los propietarios del inmueble. «Transcurridos tantos años desde su cierre, la climatología, el paso del tiempo, la falta total de mantenimiento y la proximidad del edificio al mar han provocado que su deterioro prosiguiese de manera inexorable», señaló Víctor Navas, que añadió que esto «obligará a su demolición». «Es una decisión muy difícil y complicada de tomar en pleno verano, pero absolutamente necesaria para evitar posibles riegos al público», reiteró Navas.

Interés municipal

El derribamiento llevará a perder una de las señas de identidad del litoral de la ciudad. «Tenemos que destacar, como positivo, que los informes técnicos han resultado oportunos para tomar las medidas preventivas de seguridad a tiempo de evitar males mayores». El Ayuntamiento ha tenido que informar a los afectados sobre los problemas que tendrán al estar cerrado el perímetro, especialmente una parcela de hamacas ubicada justo debajo del área afectada por las deficiencias. Se ha trasladado la parcela, mientras un quiosco con terraza y otra terraza próxima también han sido notificados con el peligro que supone el edificio.

Según el alcalde, «está prohibido el tránsito» por toda la zona balizada frente a la residencia. El Ayuntamiento espera que la solución no pase del próximo invierno y que se pueda acometer la demolición del edificio para ampliar, en primer lugar, el paseo marítimo en esta parte del litoral de Benalmádena.