Parte del grupo de investigación que ha desarrollado «Di@bet.es»
Parte del grupo de investigación que ha desarrollado «Di@bet.es» - ABC
Salud

Científicos de Málaga recomiendan tomar lácteos para adelgazar

Un estudio realizado por profesionales concluye que dos o cuatro raciones entraría «dentro del patrón saludable de alimentación»

MálagaActualizado:

Cuatro de cada diez personas en España padecen hipertensión. Una de cada cuatro son obesas. Estas cifras han hecho saltar las alarmas a todos los sanitarios del país. Un grupo de profesionales del Hospital Regional del Málaga y del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga, quienes decidieron poner en marcha y liderar una serie de estrategias para reducir el número de población que las padecen, presentando una predisposición a otras patologías relacionadas con enfermedades cardiovasculares crónicas, fallo cardíaco y muerte cardiovascular. La prevención yace, en parte, en los lácteos, según la investigación, que advierte que consumir dos o cuatro raciones al día «entraría dentro del patrón saludable de alimentación».

El objetivo inicial del estudio era establecer la prevalencia de la diabetes en España, según apunta el director de Endocrinología y Nutrición del Hospital Regional de Málaga, Gabriel Olveira, quien confirma que finalmente «también ha permitido estudiar la prevalencia de otros factores de riesgo como son la obesidad, la hipertensión, el sedentarismo o la dieta».

Han sido profesionales de todo el territorio nacional los que han desarrollado el estudio «Di@bet.es», un proyecto diseñado y promovido desde el Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes (CIBERDEM), que ha contado con más de 5.000 voluntarios en España entre 2008 y 2010. La doctora Gemma Rojo, coordinadora de la investigación e investigadora en la Hospital Regional de Málaga, ha destacado durante el desarrollo «la incidencia de diabetes en España con los sujetos incluidos en el estudio original tras 8 años de seguimiento»

Hasta la fecha no existían trabajos que relacionasen el consumo de lácteos y la presencia de estas enfermedades, por lo que ha permitido «destacar la asociación entre el consumo de productos lácteos y el mejor perfil metabólico en la población española adulta». Además, el estudio refleja los hábitos de consumo de la población española, concluyendo que son las mujeres quienes optan más leche, queso o yogures, mientras que los hombres toman más lácteos azucarados como batidos o helados. Por coordenadas son los norteños quienes más consumen este tipo de productos mientras que las ciudades ubicadas en el este son las que menos los añaden en su lista de la compra.

En este sentido, la doctora Rojos ha concluído que los resultados de Di@bet.es «apuntan al efecto beneficioso del consumo de lácteos frente a la presencia de hipertensión y obesidad, lo cual podría contribuir a un mejor estado metabólico general y un menor riesgo cardiovascular».

Grasas saturadas

Es común escuchar que la mayoría de grasas que contienen los lácteos son saturadas. Es cierto, pero «actualmente está en discusión su papel respecto a su asociación con las enfermedades crónicas, incluyendo cardiovasculares, diabetes, hipertensión y obesidad», tal y como ha señalado Gabriel Olveira. El estudio desarrollado, junto a otros realizados en otros países, apuntan que, en población sana, la ingesta de 2 o 4 raciones de lácteos «entra dentro de un patrón saludable de alimentación, incluso aunque no sean desnatados». Eso sí, los profesionales advierten que es preferible un consumo sin azúcares.

Para aquellos que presentan sobrepeso, obesidad o elevación de lípidos «sí se recomendaría tomarlos en su versión semidesnatada o desnatada». Los lácteos forman parte de una dieta saludable, aportando proteínas de alto valor biológico, vitamina B12 y son la fuente más importante de calcio en la alimentación, por lo que su consumo es imprescindible en la dieta. Por su parte, quienes son intolerantes a la lactosa pueden optar por yogures o algunas variedades de quesos que tienen bajos niveles de este tipo de azúcar, tal y como aseguran los expertos, aunque pueden inclinarse por los productos que no contienen este componente.