La joven Laura Luelmo
La joven Laura Luelmo - ABC
Crimen de Laura Luelmo

Los padres del instituto donde trabajaba Laura Luelmo quieren que el salón de actos lleve su nombre

Aseguran que de esta forma mantendrían vivo el recuerdo de la que fue profesora del centro unas semanas antes de morir a manos de un vecino de la localidad

HuelvaActualizado:

Los delegados de los padres del Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Vázquez Díaz de Nerva (Huelva), en el que trabajaba la joven zamorana Laura Luelmo, asesinada por Bernardo Montoya, han pedido que el salón de actos del centro lleve su nombre para «mantener viva su imborrable presencia».

La propuesta, trasladada en una carta al director del instituto, Isidoro Romero, a la que ha tenido acceso Efe, recuerda que el centro educativo «despidió el año con una de las desgracias más terribles a las que puede enfrentarse un ser humano, el abuso y asesinato de la profesora de dibujo Laura Luelmo, a manos de un cobarde e indeseable criminal que acabó con su vida llenando de angustia y desazón, a toda nuestra sociedad y muy especialmente, a familiares, amigos, y a la comunidad educativa de este instituto».

Los padres han afirmado que este asesinato debe enmarcarse, «entre los parámetros de esa epidemia interminable que asola la sociedad actual, por la que las mujeres se hallan permanentemente en peligro», consideran que aquellos que creen y promulgan una vida enmarcada en una sociedad libre e igualitaria, «deben contribuir con su esfuerzo, a que todas y cada una de las niñas que hoy estudian en el Vázquez Díaz, crezcan en una sociedad justa y solidaria, en la que el miedo y la desconfianza desaparezcan de sus vidas».

Han añadidod que deben procurar mantener viva la «imborrable presencia» de Laura y con ella «esa lucha constante y obstinada por la libertad de todas y cada una de las mujeres» y por ello, proponen que «el principal salón de nuestro centro educativo, aquel en el que tienen lugar sus acontecimientos más importantes, pase a denominarse: Salón de Actos Laura Luelmo».

De esta forma, pretenden «perpetuar su recuerdo como mejor sabemos hacerlo, a través de esa generosidad y de esa hospitalidad que se ha convertido en nuestra principal condición, pues caracteriza como ninguna otra la forma de ser de la gente sencilla de esta tierra».