El popular Sebastián Pérez charla con Luis Salvador antes del pleno de investidura, tras lo que abandonó el Ayuntamiento de Granada por la puerta de atrás.
El popular Sebastián Pérez charla con Luis Salvador antes del pleno de investidura, tras lo que abandonó el Ayuntamiento de Granada por la puerta de atrás. - L.R.
Granada

El Partido Popular de Granada convoca a su junta directiva en plena crisis interna

Una semana después de haber apoyado la investidura del alcalde de Luis Salvador (Cs), el presidente popular Sebastián Pérez sigue guardando silencio mientras crece la crispación en las bases

GranadaActualizado:

El Partido Popular de Granada ha convocado este próximo lunes, 24 de junio, una junta directiva provincial ordinaria. La reunión tendrá lugar en la sede del PP a las 7 de la tarde y está prevista la intervención del presidente provincial y actual líder popular en el Ayuntamiento de Granada, Sebastián Pérez, cuyo mandato está en cuestión tras haber apoyado la investidura del alcalde de Ciudadanos, Luis Salvador.

Fuentes oficiales del partido recuerdan que el voto favorable del comité ejecutivo, integrado en la junta directiva, es necesario para aprobar el nombramiento de los diputados provinciales. Así lo recoge el artículo 36, apartado p), de los estatutos del partido. Sin embargo, esta vez será un mero formalismo, dado que el nombramiento oficial ya se produjo en la mañana del pasado 17 de junio ante la Junta Electoral de Zona.

Más allá de este trámite orgánico que podría suponer un incumplimiento de los estatutos, por lo que algunos afiliados que están estudiando presentar un escrito ante el comité de derechos y garantías regional, la expectación se centra en las esperadas explicaciones de Pérez sobre el acuerdo no escrito para la investidura de Salvador, que solo promete crear una vicealcaldía con la que los populares no están conformes.

Sobre la mesa, se mantienen las dudas acerca de la fórmula del gobierno municipal, dado que Ciudadanos se niega a que entre Vox, pese a que los dirigentes de Vox amenazan insistentemente en Twitter con promover una moción de censura y aupar a otro alcalde, quizás socialista, con sus tres concejales... que deberían sumar con al menos otros once, para lo que Vox tendría que pactar con PP, PSOE e incluso Podemos.

Negociación en duda

La otra gran incógnita es la posible alternancia en la Alcaldía. Luis Salvador mantiene su intención de ser alcalde los cuatro años de mandato, y dice estar tranquilo, mientras los populares pretenden ostentar el bastón de mando los dos últimos años. Según el PP, aunque reconocen que no existe ningún acuerdo escrito, ese fue el compromiso alcanzado con Ciudadanos y Vox a cambio de apoyar la investidura de un alcalde naranja con sólo cuatro concejales, frente a los siete populares.

Con rúbrica o sin ella, el resultado acuerdo fraguado en Whatsapp no ha sido bien acogido en el PP y el clima de crispación interna va en aumento por el silencio que guarda Pérez desde el pasado sábado, cuando abandonó el pleno de investidura —fue el primero el irse— sin hacer declaraciones y por la puerta de atrás. La noche anterior, tras las reuniones in extremis de los tres partidos, aseguró que iba a ser él el regidor. Por la mañana, el nombre del alcaldable era otro.

Desde el sábado, la incertidumbre es absoluta y los partidos ofrecen informaciones contradictorias, incluso dentro del propio PP. Desde la dirección regional dan por hecho que las conversaciones continuarán mientras que a nivel local los populares desmienten que, como ha asegurado Ciudadanos, ambas formaciones hayan creado una comisión negociadora para definir el nuevo gobierno. «Para negociar antes hay que cumplir los compromisos, Y de momento solo hemos cumplido Cox y Partido Popular», señaló este jueves en Twitter el portavoz del PP en el Ayuntamiento, César Díaz.

Crisis en las bases

Esta situación es la guinda de una crisis que lleva años macerándose en el fuero interno del partido y el relevo de Pérez es un futurible cada vez más presente hasta para su círculo más próximo. Los cargos orgánicos también permanecen callados al respecto, pero solo públicamente. Son conscientes de la convulsión en las bases, que pedían la celebración de la junta directiva que tendrá lugar el lunes y en la que se espera que Pérez arroje luz sobre los pasos a dar en las próximas semanas, que se antojan complicadas para los populares.

A mediados de julio tendrá lugar el juicio para revisar en segunda instancia la anulación de las primarias de 2017 en las que se impuso Pérez, que lleva más de 15 años como presidente y pretende seguir recurriendo hasta el Tribunal Supremo la prosperada denuncia de su adversario el exconcejal Juan García Montero, que abandonó el partido y concurrió como independiente en las pasadas elecciones municipales, arañándole más de 3.000 votos al PP, que recabó los peores resultados de su historia en la capital.

Entretanto, Sebastián Pérez permanece desaparecido. Ni se le ha visto en la caseta de los populares en el recinto ferial ni asitió el jueves a la tradicional procesión del Corpus, lo que no ha sido un impedimento para que el presidente provincial compartiera en redes sociales una imagen del cortejo religioso en el que sí estuvieron sus compañeros de bancada. Algo parecido a lo que cantan los Niños Mutantes: «Eran los días de feria, pero no tenías cuerpo de fiesta, porque te dolía el alma y no sabías la razón... Lo peor es no tener claras las cosas».