Alejandro y su familia, acompañados por profesionales del SAS que le han atendido.
Alejandro y su familia, acompañados por profesionales del SAS que le han atendido. - ABC
SANIDAD

Médicos de Granada salvan la vida a un niño de 5 años con un tumor cardiaco

Cirujanos cardiovasculares del Hospital Virgen de las Nieves le ha implantado un desfibrilador sin cables en el corazón

Actualizado:

Se llama Alejandro, tiene 5 años y el 25 de abril sufrió una parada cardiaca. Junto a su pequeño corazón, había crecido un tumor de gran tamaño que prácticamente ya ha desaparecido, pero que hasta hace unos días le oprimía el órgano que bombea la sangre, con los peligros que conlleva. Ahora, un equipo de médicos de Granada le ha salvado la vida con una operación pionera que ha permitido la implantación de un desfibrilador sin cables para adultos.

Un grupo de cirujanos cardiovasculares del Hospital Virgen de las Nieves se ocuparon de implantarle a Alejandro el desfibrilador subcutáneo y sin cables que le ayudará a sobrevivir en caso de que el corazón vuelva a fallar. Como ha señalado este viernes la directora gerente del Servicio Andaluz de Salud, Francisca Antón, es la primera vez que se realiza este tipo de intervención a un niño de tan corta edad, con un peso inferior a 20 kilos.

La odisea de Alejandró empezó hace poco más de dos meses, cuando su corazón se paró sorpresivamente. La familia del pequeño le trasladó al consultorio de Zújar, el centro más cercano, donde médicos y enfermeras iniciaron el protocolo que permitió su reanimación cardiopulmonar, proseguida por el equipo móvil de Urgencias que le llevó al Hospital de Baza antes de ser ingresado en la UCI infantil del Hospital Virgen de las Nieves de la capital.

Una semana más tarde, las pruebas médicas revelaron que Alejandro tenía junto a su corazón un tumor de gran tamaño, de unos 5 centímetros, que oprimía las paredes del órgano. Este fibroma del tabique interventricular –el muro que separa el ventrículo derecho del izquierdo– impedía la correcta irrigación sanguínea de la arteria principal –la descendente anterior–, lo que implica un riesgo vital por la posible aparición de arritmias graves.

Extirpar el tumor

Los médicos decidieron extirpar el tumor casi al completo –el 80%– con una novedosa técnica menos invasiva que permite su eliminación por capas, tras lo que se procedió a la reconstrucción de las cavidades cardiacas. Pero el riesgo de sufrir un ataque al corazón seguía existiendo, por lo que la Unidad de Arritmias, compuesta por cirujanos y cardiólogos, optó por implantarle un sistema de desfibrilación con una compleja intervención que nunca antes se había llevado a cabo en una persona con tan poco peso.

Estos desfibriladores son capaces de detectar los cambios del ritmo cardiaco y de tratar mediante un choque eléctrico las arritmias ventriculares que ponen en peligro la vida, devolviendo al corazón a su ritmo normal. Los desfibriladores convencionales constan de dos partes, un generador de energía que se implanta de forma subcutánea, habitualmente debajo de la clavícula izquierda, y un cable que a través de las venas llega al corazón.

Esto supone una limitación técnica muy importante en los niños, ya que el pequeño tamaño de sus vasos hace que, al tener un cable en su interior, se produzcan trombos fácilmente y el cable pueda dejar de funcionar. Además, la necesidad de varios recambios de los cables durante el crecimiento aumenta el riesgo de infecciones graves en la sangre y el corazón.

Un desfibrilador sin cables

Por todo ello, el equipo médico optó por implantar un desfibrilador subcutáneo para adultos que, aunque es de mayor tamaño, no lleva cables ni ningún otro componente dentro del corazón. Con ello, aseguraban que se eliminarían los riesgos de infección y trombos, así como la dificultad de operar sobre un corazón ya sometido a una compleja cirugía previa. Estos dispositivos subcutáneos se implantan a nivel torácico.

Esta segunda intervención se realizó con éxito nuevamente, gracias al trabajo en equipo de los especialistas de Cirugía Cardiaca, Cardiología Pediátrica y Anestesiología. El menor recibió el alta hospitalaria el pasado 8 de junio, justo un día antes de la boda de su tía, a la que pudo acudir con total normalidad. Granada cuenta con una Unidad de Cirugía Cardiovascular referente en Andalucía oriental, con 35 años de experiencia y un enorme reconocimiento a nivel nacional por la implantación de técnicas novedosas de reparación valvular y electroestimulación cardiaca.

El Hospital Universitario Virgen de las Nieves es referente en terapias de estimulación cardiaca en población infantil. Este equipo de cirujanos realizó en 2007 la primera implantación a nivel mundial de un desfibrilador automático (DAI) a una bebé de tres meses de vida a través de una cirugía mínimamente invasiva. Con esta intervención se corrigió la deficiencia cardiaca denominada síndrome de QT larga, detectada en el útero de la madre. Para su tratamiento, el desfibrilador que se introdujo por debajo del esternón, detecta posibles arritmias y las minimiza mediante descarga eléctrica.