García Marín, durante un homenaje que se le realizó en 2011
García Marín, durante un homenaje que se le realizó en 2011 - R. SERRANO
MUERE UN MITO DE LOS FOGONES

Sentido adiós de la cocina de Córdoba a García Marín: «Estamos de luto. ¡Gracias Pepe!»

Nombres propios de la gastronomía local ensalzan la figura del dueño de El Caballo Rojo

CÓRDOBAActualizado:

La muerte de José García Marín, dueño de El Caballo Rojo y uno de los hombres que revolucionó la gastronomía de Córdoba llevándola a la modernidad, llenó ayer de amargura los pucheros de los fogones de la capital. La hostelería se volcó en el reconocimento a una figura clave para entender lo que ha sido este sector en la ciudad en las últimas siete décadas.

Kisko García, uno de los nombres propios de la cocina cordobesa actual y poseedor de una estrella Michelin en su restaurante Choco, destacó que «siempre ha sido una referencia para nuestro equipo». «Nos deja una gran herencia gastronómica. Le admiro y le debemos recetas que siguen estando de plena actualidad. ¡Y sobre todo hay que reconocerle que consiguió situar su restaurante en lo más alto empezando de cero!», enfatizó García.

Y Miguel Cabezas Morón, gerente del grupo hostelero Cabezas Romero, vino a sintetizar el pesar del sector: «Hoy la gastronomía de esta ciudad está de luto». «Siempre le admiré, por su aportación al panorama gastronómico cordobés y andaluz y por su decisión de preservar la cocina andalusí», finalizó.