Una acción del Ángel Ximénez durante el curso 2017/18
Una acción del Ángel Ximénez durante el curso 2017/18 - DIARIO VASCO
BALONMANO

La reacción del Ángel Ximénez AVIA Puente Genil tampoco se produce ante el MMT Seguros Zamora (23-22)

Los de «Quino» Soler pelearon hasta el final pero pierden y quedan a tres del descenso

CÓRDOBAActualizado:

El Ángel Ximénez AVIA Puente Genil volvió a perder una jornada más en su visita al MMT Seguros Zamora por 23-22. Los hombres de «Quino» Soler reaccionaron en el tramo decisivo del envite recortando una desventaja de cuatro dianas. Pese a contar con la última acción del choque para igualar, el papel atrás de los locales dejó los puntos en territorio zamorano y el abismo cada vez más cerca para los pontaneses.

El partido estuvo marcado desde el inicio por la posición tan cercana de ambas escuadras con respecto a la zona de descenso. Los locales, a dos del Fertiberia Puerto Sagunto, quisieron llevar la manija ante un conjunto visitante que se encontraba un punto y puesto por encima en la tabla. El duelo directo por la permanencia arrojó un primer acto parejo en el que la actuación de Álvaro de Hita posibilitó que el Ángel Ximénez se marchara perdiendo de solo uno (13-12) cuando incluso caía de tres tras sufrir exclusiones.

Los zamoranos arrancaron más concentrados la segunda mitad consiguiendo una valiosa renta de cuatro arriba apoyados en el juego de Jortos. La tensión también se reflejó en la zona de banquillos con un Eduardo García que pedía intensidad defensiva a sus pupilos para no verse sorprendidos por la entidad de Puente Genil. No obstante, esa ventaja se fue evaporando a medida que los instantes finales se acercaban pese al repertorio de paradas que ofrecieron Calle y de Hita.

De hecho, el equipo de «Quino» Soler peleó cada acción firmando el 23-22 en un final agónico. A treinta segundos de la conclusión, la falta en ataque del local Adrián Prieto dejó la opción a los cordobeses de sacar el empate de Castilla y León. Sin embargo, la férrea defensa amarilla robó la pelota y dejó sin premio a los sureños.