Presentación de la plataforma electoral fiscal del PP para los próximo cuatro años
Presentación de la plataforma electoral fiscal del PP para los próximo cuatro años - VALERIO MERINO
Elecciones municipales 2019

Bellido anuncia un ahorro de 60 millones en cuatro años por la bajada de impuestos en Córdoba

José María Bellido asegura que congelará el IBI, quitará el ICIO y dejará a cero las herencias

CórdobaActualizado:

El PP de Córdoba presentó ayer, en un acto junto al presidente andaluz del PP, Juanma Moreno, la que será su plataforma electoral fiscal de cara a la corporación municipal. Y propone básicamente un programa duro de reducción de impuestos valorado en unos sesenta millones de euros que tendrán incidencia, aseguró el candidato a las municipales, José María Bellido, en el bolsillo de las familias. El programa fiscal de los populares afecta directamente a los principales tipos tributarios, alguno de los cuales son de polémica gestión.

A efectos del bolsillo del contribuyente, el ahorro en los próximo cuatro años de mandato sería de 470 euros por familia y de 181 euros por cabeza.

Los populares advierten que congelarán el Impuesto de Bienes Inmuebles de urbana (la llamada contribución) durante los próximos cuatro años. Ello obligaría, curiosamente, a bajar el tributo. Lo más probable es que durante los próximos años los Presupuestos Generales del Estado sigan subiendo los valores catastrales de la ciudad de Córdoba aunque de una forma menor. Ello llevará a recortar en un porcentaje proporcional el tipo tributario si es que lo que se quiere que los cordobeses no paguen más por sus propiedades inmobiliarias.

La reducción de la recaudación será de ocho millones en cuatro años. El PP anunció que volverá al antiguo modelo de bonificaciones catastrales a familias numerosas, que llegará al 90 por ciento del impuesto en viviendas que no superen los 200.000 euros de valor catastral. El IBI de rústica bajará un diez por ciento, lo que ahorrará un 300.000 euros a los propietarios de fincas agrarias de la capital.

Impuesto sobre las obras

Una de las medidas más curiosas de la propuesta es la supresión del ICIO, que es el impuesto que se paga cada vez que se construye una obra. Se trata de un hipótesis curiosa porque los impuestos no son suprimibles. A lo sumo, bonificables o con las exenciones previstas por la ley. Lo que plantea el PP es, directamente, suprimir la exacción y subsumirla en el pago de las actuales tasas por licencias «que se mantendrían al tipo impositivo». Se vende como la medida que va a tener mayor incidencia entre las empresas, con cuatro millones de europs de recorte.

Sin embargo, la que tendrá mayor incidencia para las economías familiares no estará ligada a la tenencia de casas o empresas sino a la de vehículos. Implicaría, según las cuentas del PP, un recorte de nueve millones de euros en cuatro años para las empresas públicas. Supone rebajar un diez por ciento el tipo tributario del sello del coche y que los propietarios de vehículos «ecológicos» paguen solamente el 25 por ciento de lo que abonan los dueños de automóviles estándar, gasolina o diésel.

Por último, el plan tributario del PP asegura que se dejará casi a cero (cinco por ciento) el impuesto de plusvalías cuando afecte a una situación concreta: las herencias. El tipo general de las plusvalías bajará un diez por ciento si gobiernan los populares aunque la bonificación por la transmisión a herederos será del 95 por ciento. Cumpliendo con la reciente sentencia del Constitucional, si no ha habido incremento patrionial, el impuesto será de cero euros.