Trabajadores fotografían un ordenador protegido con un paraguas
Trabajadores fotografían un ordenador protegido con un paraguas - ABC
JUSTICIA

La lluvia colma la salud de la joven Ciudad de la Justicia de Córdoba

La Ciudad de la Justicia, una obra de 67 millones de euros, tiene problemas serios de humedades en la primera temporada continua de lluvias

CÓRDOBAActualizado:

«En apenas unos segundos, comenzó a caer al juzgado una intensa cortina de agua, directamente salía a través de los conductos del aire acondicionado y de la propia alarma; caía sobre las mesas con ordenadores y con todos los papeles de este juzgado. Fue como si lanzaran cubos de agua a través del falso techo». Lo relata una de las funcionarias del Juzgado de lo Social número 4 de la primera planta del edificio quien recuerda que «no era la primera vez que ocurría, ya justo al mes de mudarnos, cuando llegamos por la mañana todo estaba inundado». La razón que les dieron entonces los operarios de la contrata —que corre a cago del mantenimiento del edificio— es que «los bajantes estaban obstruidos con bolsas de la obra». Pero esa explicación no les ha convencido a los funcionarios ya que esta segunda vez que ha llovido de forma intensa «ha vuelto a ocurrir delante de todos».

Y lo que es peor aún, el moho negro ha comenzado a colonizar la pared, incluso los pasillos de esta cuarta planta en el módulo A del edificio. «El agua brotaba del rodapié», reconocen estas funcionarias, «nos tuvimos que poner a achicar el agua porque se llenaba todo, no sabemos de dónde viene». A estas deficiencias del edificio se unen otras muchas, como grietas que cruzan los despachos de algunos letrados de la administración de Justicia o espacios sin delimitar o sin ventanas, como ocurre por ejemplo con el de la letrarda de la Administración de Justicia del Juzgado de lo Social número 4 o algunos despachos de la Sección Primera de la Audiencia Provincial.

Un espacio diáfano

Los funcionarios en esta planta de lo Social están en un espacio diáfano, sin separaciones, lo que dificulta su concentración porque son parte del pasillo. El diseño del edificio y su distribución no parece ser del agrado de la mayoría de funcionarios desde jueces a fiscales pasando por tramitadores o letrados de la Administración de Justicia y usuarios.

La Consejería de Justicia e Interior reconoció estos defectos y ha reclamado ya a la empresa concesionaria de la Ciudad de la Justicia «una actuación urgente para dar una solución definitiva tanto a los atascos producidos en las cazoletas de los patios debido a las lluvias de las últimas horas como a la impermeabilización de la cubierta del juzgado de lo Social afectado por dichas precipitaciones»·.

La Consejería de Justicia ha reclamado a la empresa las actuaciones necesarias para dar una solución definitiva a estas incidencias. La denuncia respaldada por sindicatos de Justicia ha llegado al Parlamento por el PP.