Paraje de los Baños de Popea donde tuvo lugar el trágico suceso
Paraje de los Baños de Popea donde tuvo lugar el trágico suceso - EFE
Sucesos

El juzgado cree que la muerte del niño en la poza de los Baños de Popea en Córdoba fue «accidental»

La familia repatriará el cadáver a Bolivia tras el funeral celebrado en la iglesia de la Purísima

Córdoba Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las investigaciones llevadas a cabo hasta ahora por el Juzgado de Instrucción numero 7 de Córdoba junto con el resultado de la autopsia concluyen que la muerte del niño de 13 años ahogado este pasado martes en una poza mientras disfrutaba de una excursión con sus compañeros de instituto en los Baños de Popea fue «accidental». Si no hay ningún cambio en la investigación, el juzgado podrá ordenar en breve el archivo de la causa, según han informado fuentes judiciales a ABC.

Mientras tanto, los padres del menor, que se encuentran «destrozados», en palabras de fuentes cercanas a la familia, participaron ayer en el funeral celebrado en la iglesia de la Purísima de Fuente Palmera, arropados por cientos de vecinos de la colonia.

En cuanto a las causas del fallecimiento, estas fuentes cercanas a la familia indicaron «que ahora mismo lo único que sabemos es que murió ahogado; hay que pasar el duelo, pero está claro que como parte afectada nos personaremos en el procedimiento judicial para intentar averiguar qué ocurrió». Hasta ahora, el juzgado instructor en funciones de guardia había visionado unos vídeos realizados por los compañeros de excursión con los que estaba; habían grabado con sus móviles unos fragmentos en los que aparecía la víctima en el agua jugando con el resto de compañeros, haciendo señales con las manos y nadando aparentemente bien.

Una semana de trámites

Entre tanto, según ha explicado este portavoz de la familia, los progenitores ya han preparado todo con la funeraria para lograr repatriar el cadáver de su hijo hasta Bolivia. El Ayuntamiento de Fuente Palmera, que preside Francisco Javier Ruiz, difundió el pasado miércoles un comunicado tras el trágico suceso de la muerte en el que informaba de que, tras el fallecimiento del niño de 13 años, su familia, originaria de Bolivia, había decidido «intentar repatriar el cuerpo» del pequeño. Estos trámites podrían tardar hasta una semana, de 7 a 8 días, según indicaron estas mismas fuentes de la familia a ABC.

Para poder llevar a cabo estos trámites, el Ayuntamiento colono informaba, con el objetivo de llevar a cabo los trámites necesarios y «ayudar económicamente a la familia a sufragar los gastos del traslado y sepelio», que se había abierto una cuenta bancaria a nombre del AMPA del Instituto de Educación Secundaria (IES) Colonial, en el que estudiaba, Pablo Antonio Olavide en La Caixa. El número es el siguiente: ES08 2100 4235 5021 0059 2930.