Dos jóvenes, vestidas con traje de flamenca hoy en la portada de la Feria - Valerio Merino

FERIA DE CÓRDOBA 2019Córdoba vota sí masivamente a la Feria

El Arenal presenta un bullicioso aspecto en la primera jornada completa de los festejos de Nuestra Señora de la Salud

CórdobaActualizado:

No ha habido jornada de reflexión que valga para El Arenal: Córdoba se ha lanzado a vivir la Feria, que arrancó en la noche del viernes, y eso se ha dejado notar, hoy, en una de las jornadas fuertes de los festejos de Nuestra Señora de la Salud. Con el recinto recién estrenado horas antes para algunos y de primera mano para otros, los vecinos de la capital, y también turistas, tomaron el recinto ferial, que, aunque sacudido por el calor, presentó un aspecto concurrido y con mucho ambiente familiar.

El bullicio se ha notado en la portada. A eso de las dos, bueno, y a la una y a las tres y a las cuatro, ha estado convertida en estos tiempos en un fresquito -de las pocas sombras que hay en el Arenal- centro de telecomunicaciones. Allí, Twitter, Facebook o Instagram echaban humo.

Porque en el mundo actual la alegría, y todo, es menos si no se comparte con el resto de la humanidad. Y la portada se convierte en un gigantesco escenario para fotos y vídeos, donde se escuchan frases como «que salga la portada» o «Hazme una foto, Vicky».

Traspasada la entrada a la Feria, los que no habían madrugado mucho o no habían hecho reserva se han encontrado con el problema de que una mesa libre para comer se cotizaba más que una invitación para el concierto de Rosalía del 15 de junio.

Con este panorama, en un grupo de parejas, un hombre clamaba: «Vamos a un sitio que haya para sentarse». Y una de las mujeres le replicaba: «Es que, si no nos quedamos en una...». Decidida, entraba en una caseta y se topaba con... una mesa libre. Y el premio era doble, porque cuando se producía el episodio, a eso de las tres y cuarto, en el Arenal el calor se dejaba sentir especialmente.

La brisa que se levanta a veces al lado del río ha sido un alivio pasajero, porque acaba levantando polvo. Entonces, entre la falta de sombra y la ración de albero que nadie ha pedido, es cuando se viene a la mente que, tras un cuarto de siglo de Ferias en el Arenal, pues el recinto sigue siendo eso mismo. El mandato que se acaba mañana se ha dedicado a decidir con una comisión municipal qué necesita dicho recinto. Pero lo de las elecciones será mañana. Hoy Córdoba, como ya se esperaba y sabía, ha votado masivamente sí a la Feria.