José María Bellido, ante las columnas del Templo Romano de Córdoba
José María Bellido, ante las columnas del Templo Romano de Córdoba - Roldán Serrano

ELECCIONES MUNICIPALES CÓRDOBA 2019Bellido: «Salgo a ganar; derrotando al PSOE, el cambio en Córdoba llega seguro»

El candidato del PP cree que si hay pactos tienen que ser conforme a un modelo de ciudad

CórdobaActualizado:

José María Bellido Roche (Córdoba, 1977) termina una larga electoral en el que aspira a ser alcalde de la ciudad. Depende de sí pero también de otros en un panorama electoral donde ya no basta con ganar o apenas quedar bien sino con que los posibles socios de gobierno lleguen a la cifra de 15 concejales.

¿Siente que va detrás?

No. Por los datos que manejamos y por las sensaciones que tenemos en la calle, que son muy buenas. Además, por las cifras objetivas. Hace apenas un mes, en las elecciones generales, hubo 105.000 personas que votaron cambio frente a las 81.000 que votaron continuismo. Eso no tiene por qué cambiar.

Usted ya ha hecho la propuesta directa a la candidata de Cs, Isabel Albás, de que la apoyará si consigue un voto más que usted reclamándole lo mismo. No le ha contestado.

Como dice Julio Anguita, los acuerdos deben realizarse sobre programas o modelos de ciudad. En los debates, hemos visto que hay dos modelos bastante definidos. Uno es el de PSOE e IU. Creo que Ciudadanos y nosotros estamos defiendo uno parecido. Ninguna encuesta ha dado esa posibilidad pero en el caso de que Ciudadanos consiga más votos que el PP, hice ese ofrecimiento a su candidata. Me sorprende que los modelos sean intercambiables. Jamás apoyaría a Pedro García o a lo que ha representado Isabel Ambrosio. Me sorprende que Cs haga cálculos porque parece que más que un programa de ciudad lo que quiere es gobernar con la alianza más factible. Hago un llamamiento a los votantes que quieren cambio para propiciarlo y que solo sea un cambio de socios.

¿Isabel Albás e Isabel Ambrosio se dejan el campo libre para crear un grupo de Whatsapp el día 27?

Completamente. Se vio el día del debate de la Asociación de la Prensa. A las elecciones tenemos que ir siendo transparentes. En propuestas, en equipos y en qué vamos a hacer el día después. A la pregunta directa, ambas tuvieron la misma respuesta. Todo va a depender en determinados partidos, PSOE y Ciudadanos, del resultado electoral. Que los cordobeses voten libremente pero que voten sabiendo que esa posibilidad existe. Que es posible un acuerdo entre PSOE y Ciudadanos.

¿Cuál será su política de relaciones con Vox?

Cuando se presentó en 2011 Rafael Gómez, hubo quien se rasgó las vestiduras. Entonces entendí que a esos cordobeses había que respetarlos. Cuando a Ganemos no le han dejado presentarse, todos hemos dicho lo mismo: que es una opción democrática y, aunque no comparta sus ideas, no está bien que no haya podido defenderlo en las urnas. En el caso de Vox, no voy a hacer nada distinto. Lo han votado, en las últimas convocatorias, 19.000 y 29.000 cordobeses. No puedo dejar fuera a esos votantes porque haya quien le parezca que con ese partido no es conveniente pactar nada.

José María Bellido, en un momento de la entrevista en el Ayuntamiento de Córdoba
José María Bellido, en un momento de la entrevista en el Ayuntamiento de Córdoba - Roldán Serrano

¿Cree que el hecho de que las elecciones sean municipales, más cercanas, facilita un acuerdo a tres?

Salgo a ganar. Derrotando al PSOE, siendo fuerza más votada, el cambio llega seguro. El escenario de un acuerdo PSOE-Cs no cabría. Y recuerdo que en unas municipales, la lista más votada, si llega a 15 concejales, gobierna. Esa es la respuesta de manual. Lo que no voy a hacer es a renunciar a proyectos y a programas. Toda alianza estará basada en un modelo de ciudad. Estamos hablando de Córdoba. Se pueden encontrar puntos comunes pero no voy a sobrepasar determinadas líneas rojas por el sillón. Eso se lo digo así de claro. Vamos a las urnas con un programa, con un proyecto y con unos principios, que son los que defiende mi partido. Y no vamos a permitir que se cuestionen.

En su caso, el llamamiento a sus votantes es doble. Que le apoyen pero sobre todo que no se queden en casa.

Me he tirado toda esta campaña hablando de Córdoba, de Córdoba, de Córdoba. ¿Cómo han valorado los cordobeses la gestión municipal? No he hablado con casi nadie que esté contento con lo hecho. Presentamos proyectos, equipos, experiencia y un modelo donde todo el mundo se sienta cómodo. Pero hay que vencer la resignación. Que no se piense que todo está perdido. Apelo al compromiso, con lo que cual considere mejor, pero pensando en Córdoba. A esas 105.000 personas le pido el voto, estamos cerca. El arma más poderosa, hoy, es el voto.

«Si he puesto las bajadas de impuestos sobre la mesa es porque creo que son perfectamente posibles»

¿Sabe que, si le toca, le van a recordar sus grandes propuestas de bajadas de impuestos?

Así ha de ser. Si las he puesto sobre la mesa, es porque creo que son perfectamente posibles. En economía municipal, creo que pocos candidatos pueden aportar más de lo que yo aporto. Tenemos 106 millones de euros en la caja, un superávit recurrente de 30 millones y uno de tesorería de 46. Tenemos que ser competitivos bajando o eliminando impuestos. Una vez suprimido el Impuesto de Sucesiones, no tiene sentido que se sigan pagando Plusvalías en el caso de herencias entre familiares directos. En el caso del Impuesto de Construcciones y Obras, estamos prestando un servicio malísimo que cobramos a precio de oro.

¿Qué ha aprendido de Córdoba en su campaña como candidato?

En estos cuatro años. Yo he tenido siempre un perfil de gestor, de oficina, de organización interna. He descubierto que la recepción de los cordobeses es siempre calurosa. Que hay mucha gente muy buena en esta ciudad. Y matices que no conocía. Asuntos como la discapacidad donde hay personas fantásticas, jóvenes empresarios con proyectos buenísimos que solo necesitan un empujoncito, gente en los barrios con un enorme compromiso social en lugares muy duros, todos los días al pie del cañón.

¿Y de usted, qué ha aprendido?

He salido de mi zona de confort y he hallado nuevos matices. De cercanía con las personas. Una resistencia y una resiliencia, como se dice ahora, tremenda. Ha habido momentos duros y he aguantado. He aprendido como político y creo que soy mejor persona.

¿Qué sería un éxito y qué un fracaso?

El éxito, que el cambio llegue a Córdoba. Todo lo demás, un fracaso.