Empleados de una peluquería cortan el pelo de los jóvenes que quieran donarlo
Empleados de una peluquería cortan el pelo de los jóvenes que quieran donarlo - J. M. G.
LUCENA

Decenas de jóvenes de Lucena donan pelo para pelucas de niños con cáncer

Alumnos de los instituto se cortan el pelo altruistamente para que lo lleven los enfermos

CórdobaActualizado:

Educar en valores, ayudar a otros niños, fortalecer el espíritu solidario, empatizar con el dolor y la enfermedad que aqueja a otros niños que podrían ocupar pupitre junto a ellos... Estos son algunos de los objetivos de la iniciativa «Tu pelo vale un tesoro», que ayer se desarrolló en el Instituto de Educación Secundaria Sierra de Aras de Lucena y que busca dar cobertura a aquellos pequeños cuyas familias no pueden permitirse adquirir una peluca durante su tratamiento oncológico.

Fátima no se lo pensó dos veces. «Me pareció algo bonito, sentí que quería ayudar, que me haría feliz. He visto muchas veces esas imágenes de niños y niñas sin pelo por su tratamiento y pensé que mi pelo podía serles útil», señala esta alumna del IES Juan de Aréjula que ayer faltó unas horas a clase por esta buena causa mientras una peluquera de la academia Hair Topel’g comenzaba a cortarle treinta centímetros de su larga cabellera rubia.

A este cambio de look solidario se han sumado una docena de alumnos e incluso padres y madres de los escolares. Teresa es más pequeña. Ella tampoco ha querido dejar pasar la oportunidad de donar su pelo. En su caso su motivación es más directa. Los veinte centímetros de su cabello de los que ayer se desprendió serán para otra niña que sufre cáncer. Y es que las pelucas infantiles deben ser confeccionadas con pelo de otros niños para que parezcan más naturales.

Las pelucas se tienen que hacer con pelo de otros niños para que parezcan más naturales

Teresa Sánchez es la directora del centro educativo que ha llevado a cabo esta iniciativa y espera que se repita en los próximos años. «Es una forma más de educar en valores y de paso ayudamos a niños y padres que no pueden comprar una peluca de pelo natural que en algunos casos puede llegar a tener un coste de 3.000 euros», señala satisfecha de la acogida que ha tenido la iniciativa. Sánchez explica a ABC que todo el pelo recogido será enviado después a la organización malagueña Mechones Solidarios, un colectivo que desde el año 2013 recoge pelo en más de 850 peluquerías solidarias de todo el país. Confeccionan cada mes más de una treintena de pelucas. Todos los niños menores de 14 años y muchos adultos sin recursos reciben sus pelucas de forma gratuita.