Óscar Franco, de Georbital
Óscar Franco, de Georbital - RAFAEL CARMONA
TECNOLOGÍA

Cuatro casos de incumbadoras que dan la talla de Rabanales 21

Georbital, Butterfly Enginners, AMP Laboratorios e Ispaproyext son cuatro ejemplos de innovación pujante

CÓRDOBAActualizado:

Georbital es una empresa de topografía nacida en 2014 y que está en Rabanales 21 desde 2017 —tiene otra sede en Benalmádena—. Su fundador, Óscar Franco, explica que nacieron como una firma de topografía clásica, pero «hace dos años dimos el salto a la tecnología de láser escáner 3D». Con ella dan a sus clientes un servicio de «escaneado de edificios, monumentos o plantas industriales con precisión milimétrica».

«Creamos una especie de maquetas de detalle 3D digital, indispensables hoy para cualquier actuación de ingeniería y el seguimiento de la misma», explica. En aquel negocio que lanzó él en solitario, hoy «ya somos tres trabajadores más dos alumnos en prácticas y en 2018 doblamos ventas respecto a 2017». El 95% de sus proyectos son para el territorio español, pero también dan «asistencia de modelado 3D a empresas inglesas y estadounidenses». Franco explica que apostaron por instalarse en las incubadoras de Rabanales 21 para «rodearnos de un ambiente innovador y lleno de ideas, con facilidad de posibles sinergias con los vecinos» y también pesaron «las facilidades que el parque da con los servicios» que ofrece a los negocios.

Antonio Sánchez, de Butterfly Engineers
Antonio Sánchez, de Butterfly Engineers - RAFAEL CARMONA

El ingeniero Antonio Sánchez es el «padre» de Butterfly Engineers. Nació a principios de 2017 y de inmediato entró a Rabanales 21. Funciona como un departamento de I+D+i externo que «ayuda a los clientes con todas las tareas» de diseño de un producto, producción y lanzamiento. «Estudiamos las necesidades de las empresas desde la fase inicial hasta que el producto está desarrollado; optimizamos su fabricación y les damos toda la información para ponerlo en el mercado: costes, plazos o normativa».

Su campo de trabajo es nacional, pero, matiza Sánchez, «algo hemos hecho con firmas internacionales». Ahondará en esa vía:«Estoy negociando con alguna empresa en Asia». Butterfly Engineers elevó en 2018 sus ventas «en torno a un 30%». Para finales de 2019, Sánchez avanza que serán tres personas en la empresa.

Ángela Morales, de AMP Laboratorios
Ángela Morales, de AMP Laboratorios - RAFAEL CARMONA

AMP Laboratorios lleva en los espacios de incubación del tecnoparque desde enero de 2016. Allí llegó con tres meses de vida, impulsada por Ángela Morales, que tenía a sus espaldas casi una década de experiencia en la agroalimentación. Y a eso se dedica AMP Laboratorios: ofrece sus servicios a negocios agroalimentarios «interesados en el seguimiento y mejora de la calidad de sus productos y la eficiencia de sus procesos», según explica Morales. Su principal especialidad es «la seguridad alimentaria en los servicios de I+D+i».

Ese saber hacer lo pone a disposición de su cartera de clientes «regionales, nacionales e internacionales». Sus ventas crecieron un 60% en 2018 y «estamos en situación de ampliar la plantilla [ahora está ella y una becada] a lo largo del año, según nuestras necesidades», apunta la fundadora de AMP Laboratorios. Morales recuerda por qué se implantaron en Rabanales 21:«Nuestro entorno académico y profesional siempre se ha relacionado con la investigación, teniendo como referente a la Universidad de Córdoba [uno de los principales accionistas del tecnoparque]».

Un gigante de la ingeniería agronómica

Ispaproyext es un gabinete de ingeniería agronómica nacido en junio de 2015 de la mano de Juan Ignacio Pacheco. Año y medio después daba el salto a Rabanales 21. Desde allí, planifica sus trabajos que luego desarrolla «en Córdoba, Málaga, donde el sector agroindustrial está creciendo, Sevilla, Badajoz o Ciudad Real». «Y estamos a punto de dar el salto a Zaragoza», añade Pacheco, que luego detalla que tienen dos ejes de trabajo: el diseño y redacción de proyectos agroindustriales y el asesoramiento técnico de explotaciones agropecuarias. La primera es la actividad «más fuerte» para Ispaproyext, que encara el presente año como un ejercicio «en el que quiero consolidar el gabinete y crecer».