La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, junto al comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan
La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, junto al comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan - ANA PÉREZ HERRERA
REPARTO

Asociaciones y Junta hacen frente común en Córdoba contra la nueva PAC

La bajada de recursos podría causar «un daño irreparable» al campo

CÓRDOBAActualizado:

EL pasado jueves se conocieron las líneas maestras de la propuesta de la Comisión Europea (CE) para la nueva Política Agraria Común (PAC) de cara al periodo comprendido entre 2021 y 2027. Se trata de un plan con una gran relevancia en el campo cordobés y andaluz por el gran impacto que tiene esta actividad en la economía productiva. No en vano, desde Bruselas suelen llegar cada año unos 300 millones de euros en ayudas para unos 44.000 agricultores y ganaderos repartidos por toda la provincia que son, además, fuente de riqueza y, en algunos casos, supervivencia de municipios enteros.

El documento ha sido recibido por los productores y por la Junta de Andalucía con mucha preocupación al suponer una rebaja de estos apoyos financieros, que suponen una parte muy importante de su renta disponible. Asaja es una de las organizaciones profesionales que se ha mostrado más crítica con la oferta realizada desde la CE, aunque su delegado en Bruselas, José María Castilla, recordó que lo que se ha dado a conocer es sólo una propuesta, de modo que ahora es el turno del Consejo y el Parlamento Europeo, que deberán aprobar sus propio documento y, por último, dar o no su consentimiento, por lo que aún queda tiempo para negociar y mejorar las condiciones planteadas inicialmente.

Límites

En Asaja no han gustado cifras como un recorte previsto del 5 por ciento de la PAC, lo que se traduce en una reducción sustancial de los pagos directos y en el desarrollo rural de un 4 y un 15 por ciento, respectivamente. Según la organización presidida en Córdoba por Ignacio Fernández de Mesa, el comisario de Agricultura de la Unión Europea, el irlandés Phil Hogan, apunta que en la futura Política Agraria Comunitaria habrá una redistribución de los pagos, incluyendo límites por explotación de hasta 60.000 euros. También hace referencia a una mayor convergencia entre los países más antiguos y los más nuevos de la Unión Europea (UE) a la hora de fijar las ayudas, una idea que va en contra de los intereses de España.

Por su parte, el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, calificó de «fuerte hachazo» la propuesta presentada por Bruselas. A su juicio, el documento «supone un claro debilitamiento del apoyo imprescindible al sector agrario y al tejido rural europeo, estatal y andaluz». En este sentido, resaltó que la reducción de ayudas previstas «agravará la situación que ya provocó la pérdida de fondos agrícolas sufrida por Andalucía a raíz del acuerdo para el periodo 2014-2020».

El consejero de Agricultura advierte del debilitamiento del apoyo al sector agrario andaluz

Sánchez-Haro abogó por crear un frente común con agentes políticos, sociales y económicos para defender los intereses del campo y de las zonas rurales «a fin de que reciban las partidas adecuadas a sus necesidades reales y a los nuevos objetivos que se van a exigir en la futura PAC». Del mismo modo, hizo un llamamiento al Gobierno central a «pelear en el proceso de negociación para que no se pierda ni un euro». «De lo contrario, el daño sería irreparable», concluyó el representante del Ejecutivo autonómico.