Un agente ante una narcolancha intervenida en la operación «Cansino» en la localidad sevillana de Pilas
Un agente ante una narcolancha intervenida en la operación «Cansino» en la localidad sevillana de Pilas - ABC

CádizEl plan antidroga logra detener a 3.200 narcos en diez meses en Andalucía

Las macrooperaciones se suceden y el cerco se estrecha pese a que los ilícitos buscan otras provincias para introducir el hachís

AlgecirasActualizado:

El Plan Especial de Seguridad para el Campo de Gibraltar está constituyendo un revulsivo en la caza al narco. La mayor dotación de medios y la mejor coordinación está arrojando importantes resultados en una lucha que empezó en esta comarca gaditana pero que ya se extiende a varias provincias Andalucía.

Esta batalla que inició el anterior Gobierno con Juan Ignacio Zoido (PP) como ministro del Interior continuó con el actual Ejecutivo y con el ministro Fernando Grande-Marlaska (PP), que dio un giro de tuerca y que el pasado 25 de julio impulsaba el Plan Especial de Seguridad del Campo de Gibraltar para intentar controlar una situación que se había desbordado.

Narcolanchas en playas llenas de bañistas, alijos a plena luz del día, embestidas a los vehículos y embarcaciones de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, agresiones a los agentes, amenazas... Se había perdido el principio de autoridad y la sensación de inseguridad era tremenda.

Los grandes narcos campaban a sus anchas e incluso se permitían liberar a sus lugartenientes, como ocurrió con Samuel Crespo, que fue liberado en febrero del año pasado por varios encapuchados del hospital de La Línea de la Concepción tras ser detenido. En junio fue arrestado.

Los grandes narcos ya han caído, como los hermanos Tejón, líderes de la que era la organización más importante en todo el país, el clan de «Los Castañas». El «Messi del Hachís» fue puesto en libertad bajo fianza y tras meses de personarse diariamente en los juzgados está ahora en busca y captura.

No ha sido un trabajo fácil pero las cifras que arroja el Plan Especial de Seguridad para el Campo de Gibraltar constatan que la presión policial ha surtido efecto y que el principio de autoridad ha quedado restablecido.

Así, desde finales de julio hasta el pasado 31 de marzo -últimos datos disponibles en Interior- este plan se salda en el Campo de Gibraltar 3.164 detenidos relacionados con el narcotráfico (son ya más de 2.000 tras las últimas operaciones), 114 toneladas de droga intervenidas de las que 111 son de hachís; 510.580 cajetillas de tabaco de contrabando; 396 medios de transporte (entre los que hay todo terrenos, automóviles y 103 narcolanchas) y 92 armas.

A estas cifras hay que sumar las resultantes de las numerosas e importantes operaciones que han sido realizadas en las últimas semanas.

Y todo ello con una plantilla cifrada en 2.129 agentes (1.054 de Guardia Civil y 1.075 de Policía Nacional) en el Campo de Gibraltar, lo que según indica Interior, supone un aumento de 379 efectivos desde el inicio del plan.

La operación «Cansino», el último golpe

Esta presión policial ha hecho que los narcos, al sentirse acosados en el Campo de Gibraltar, estén desplazando su actividad a otras costas andaluzas y al río Guadalquivir. Buena muestra de ello es la macro operación que llevó a cabo este miércoles la Guardia Civil en las provincias de Cádiz, Málaga, Granada, Huelva y Sevilla, para la que fueron desplegados más de 300 agentes, y que permitió arrestar a 23 personas y a intervenir varios cientos de miles de euros, vehículos, narcolanchas y armas en 25 registros.

Se trata de la operación «Cansino», con la que la Guardia Civil pone fin a meses de investigación y que ha permitido desmantelar una organización de narcos con ramificaciones en estas provincias. Además, la Policía de Gibraltar ha colaborado en la investigación.

En Algeciras y Tarifa (Cádiz) han sido detenidas 15 personas y efectuados ocho registros.

En la provincia de Sevilla ha habido tres arrestados pertenecientes a una organización de narcos que se habían aliado con los de Algeciras y que introducían el hachís procedente de Marruecos a través del Guadalquivir.

Han sido además efectuados 11 registros en Sevilla capital, Pilas-donde ha sido intervenida una narcolancha en una nave- Villamanrique, Bollullos de la Mitación, La Algaba, Isla Mayor -donde la organización tenía un narcoembarcadero-; Coria y Umbrete.

En la provincia de Málaga la organización se dedicaba a blanquear el dinero procedente de la droga. Han sido realizados tres registros en empresas y locales de Villanueva del Trabuco y Villanueva de Tapia y ha habido tres detenidos.

En Huétor Tajar (Granada), ha habido un detenido y se ha desarticulado un taller donde se construían y reparaban narcolanchas. Se han intervenido dos. En Isla Cristina (Huelva) ha habido un arrestado.

Guardias civiles en una operación conjunta con la Agencia Tributaria en el Campo de Gibraltar

El Plan Especial de Seguridad para el Campo de Gibraltar ha permitido aumentar los medios humanos y materiales en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, aunque los sindicatos policiales consideran que siguen siendo insuficientes.

Esto, junto con una mayor coordinación, ha posibilitado ganar en eficacia policial y paliar la clara desventaja de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad ante unos narcos cada vez más sofisticados.

La Guardia Civil activó además el Plan Carteia y la Policía Nacional, el Plan Funcional Seguridad Meridional, lo que les ha hecho ganar en operatividad.

Además se está actuando para asfixiar a los narcos y darles donde más les duele, el dinero. De ahí que muchas operaciones estén destinadas a desmantelar sus redes logísticas y de blanqueo de capitales.

El Ministerio de Justicia abrió también en marzo en Algeciras una Oficina de Recuperación y Gestión de Activos (ORGA) que presta servicio a toda Andalucía, Ceuta y Melilla.

Pero la situación no se solventa sólo con medidas policiales. En el Campo de Gibraltar son necesarias actuaciones para mejorar la formación, disminuir una tasa de paro que ronda el 30% y generar riqueza. Es algo que desde el Gobierno se asegura se hará con un plan integral que reivindica la zona.

Sin embargo, pese a todos los esfuerzos, el negocio de la droga deja unos beneficios tremendos y la lucha no cesa. Como dicen los expertos, mientras haya oferta y demanda, el tráfico de hachís continuará.