Agentes de la Policía Nacional desplegados en La Atunara durante los registros
Agentes de la Policía Nacional desplegados en La Atunara durante los registros - Sergio Rodríguez

CádizCampo de Gibraltar: Los narcos se reinventan e idean un servicio de logística «a la carta»

La Policía desarticula en La Línea una trama que surtía combustible, víveres, ropa y hasta tripulación a varias organizaciones. Intervenidas 103 narcolanchas desde octubre

La Línea de la ConcepciónActualizado:

Los narcos y su entorno tratan de reinventarse ante la presión policial para seguir viviendo del tráfico de hachís y de la ingente cantidad de dinero que reporta esta actividad ilícita, aunque su estrategia no les está sirviendo de mucho. Como dicen los responsables de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, el Campo de Gibraltar le ganará la batalla al narcotráfico.

La operación desarrollada este martes por la Policía Nacional en La Línea de la Concepción (Cádiz) es una buena muestra de la eficacia policial contra esta lacra pese a los intentos de los ilícitos de sortearla.

La Policía Nacional protagonizó este martes otra macro operación en esta ciudad del Campo de Gibraltar. Más de 170 agentes, 19 registros domiciliarios, 15 detenidos y 5.000 litros de combustible son algunas de las cifras. Por ahora. La operación, denominada “Gasoil”, aún no está aún cerrada, por lo que no se descartan más arrestos.

En esta ocasión no se trata de una red de narcos al uso sino de una organización criminal dedicada al abastecimiento y logística de las narcolanchas. Es otro giro de tuerca.

Los detenidos, todos viejos conocidos de la Policía, con lazos familiares en muchos casos y entre los que hay algunas mujeres que actuaban como facilitadoras, trabajaban a sueldo para diferentes organizaciones de narcotraficantes en el Estrecho de Gibraltar y cobraban importantes cantidades de dinero por prestar sus servicios.

Algunos de ellos se dedicaban y se siguen dedicando también al tabaco de contrabando. De hecho, se ha intervenido tabaco en algunos de los registros.

Los arrestados están acusados de pertenencia a organización criminal, un delito contra la salud pública y algunos de ellos, por blanqueo de capitales.

Esta trama se encarga de suministrar combustible, comida y bebida, ropa e incluso se encargaban el relevo de los tripulantes de narcolanchas en alta mar.

Y es que desde que finales del pasado mes de octubre, el transporte y la navegación de narcolanchas están prohibidos por decreto del Gobierno, por lo que los narcos dejan estas embarcaciones en alta mar, a unas diez millas de la costa y con tripulantes, esperando el cargamento de hachís. Allí pueden aguardar varios días, por lo que precisan de todos estos suministros y de relevos dado el desgaste que ocasiona la espera en alta mar.

Los investigados formaban parte de un entramado totalmente organizado desplegado por toda La Línea de la Concepción, siendo la zona más implicada la barriada de La Atunara, donde ayer se practicaron gran parte de los registros. En uno realiado en una nave de El Zabal guardaban numerosos bidones vacíos y embarcaciones.

El naufragio de una narcolancha, el detonante

La operación comenzó el pasado mes de noviembre tras el naufragio de una semirrígida con 1.600 kilos de hachís. La Policía averiguó que detrás había una red de apoyo y logística a las narcolanchas. Entre noviembre y mayo fueron detenidas tres personas pertenecientes a esta red y se intervinieron más de 5.000 litros de gasolina.

Esta operación ha sido una de las que ha tenido mayor despliegue de medios y agentes especializados de la Policía Nacional y ha permitido asestar «un serio golpe» a la infraestructura logística que facilitaba la permanencia y la ejecución de la actividad delictiva de varias organizaciones de narcos.

El comisario de La Línea de la Concepción, Francisco López Matesanz, destacó en declaraciones a ABC la importancia de este golpe: «No sólo nos dedicamos a los grandes narcotraficantes sino también a las organizaciones de suministros. Es un segundo escalón no tan llamativo porque no hay nombres conocidos de líderes pero que sí es importante que caigan».

Y es que a lo largo del año pasado, la Policía Nacional adaptó su estrategia de actuación en el Campo de Gibraltar al Plan Especial de Seguridad y creó el plan funcional denominado «Seguridad Meridional» como medida de choque contra el narcotráfico en el extremo sur peninsular. Esta estrategia se centra principalmente en cinco niveles, entre los que se encuentra el golpe a los sistemas de infraestructuras y logística de las organizaciones instaladas en la zona.

Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad han intervenido 103 narcolanchas en el Campo de Gibraltar desde octubre, cuando el Gobierno aprobó un real decreto que prohíbe estas embarcaciones rápidas neumáticas que usan los narcos para transportar hachís. El verano pasado también comenzaron a emplearlas para el tráfico ilegal de personas.

Según los datos a los que ha tenido acceso ABC, desde la aprobación de esta norma hasta ayer, la Guardia Civil ha intervenido 48 narcolanchas; la Policía Nacional, 38; y Aduanas, 17.

Las narcolanchas son ya género prohibido y pueden ser decomisadas aunque no lleven droga. Sólo pueden utilizarlas los organismos públicos o entidades encargadas de salvamento.

Son capaces de cruzar el Estrecho cargadas con hasta 3.000 kilos de droga en tan sólo 15 minutos y aventajan en 15 ó 20 nudos a las embarcaciones de la Guardia Civil.