José Ramón Alba Callero, capataz del Nazareno del Amor.
José Ramón Alba Callero, capataz del Nazareno del Amor. - Francis Jiménez
LA VOZ COFRADE

«Los cargadores llevarán al Señor al hombro y con horquillas»

José Ramón Alba Callero, que acaba de ser designado capataz del Nazareno del Amor, cree que es fundamental formar un buen grupo

CádizActualizado:

La cofradía del Nazareno del Amor designaba recientemente a sus dos nuevos capataces para la Semana Santa de 2019. Al frente del Señor estará José Ramón Alba Callero, cofrade gaditano, que además de esta corporación, es hermano de Oración en el Huerto y Medinaceli. Se inició como cargador a los diecisiete años bajo el palio de María Santísima de la Trinidad.

Tras más de veinte años debajo de los pasos, en 2015 Paco Álvarez, le llama como ayudante para el misterio del Huerto. Es el comienzo de su trayectoria como capataz. Ahora la junta del Amor ha depositado en él este reto que reconoce que encara «con muchísima ilusión y con ganas de trabajar para la hermandad. Es una gran responsabilidad llevar el Señor y sobre todo qué mejor forma de hacerlo que de la mano de un grupo de amigos que componen mi equipo de capatacía como Andrés Delfín, Fernando Pérez y Antonio Sáinz».

«Es una gran responsabilidad llevar el Señor y sobre todo hacerlo de la mano de un grupo de amigos»

Callero llega a la hermandad en el año 2005. «Un amigo me dijo que si quería cargar la Virgen de la Esperanza y no me lo pensé y le dije que sí ya que llevaba varios años queriendo cargar el Señor y no había forma». Pero más tarde consiguió su objetivo en el año 2012. «Ese año un amigo me llama y me comenta que un grupo de amigos jóvenes se han hecho cargo del Nazareno del Amor. Desde ese momento hasta fecha de hoy he sido sus pies y le doy gracias a esa persona que en su día me llamó».

José Ramón sabe bien lo que supone llevar el martillo de un paso de misterio puesto que desde 2016 es capataz de Oración en el Huerto. «Eso fue para mí un reto muy grande ya que no tenía apenas experiencia. Pero siempre digo una cosa muy importante, estos retos salen bien cuando tu grupo de trabajo son tus amigos y eso se lo tengo que agradecer tanto a Alejandro Delgado como a Fernando Pérez por todo el trabajo que hicieron junto a mí».

Callero reconoce que sobre todo es cofrade y en cuanto a estilo de carga señala convencido que «los cargadores llevarán a su Cristo, al hombro y con horquillas. Es cierto que cada hermandad tiene un estilo e identidad propia que debemos respetar. En definitiva, la Semana Santa tiene que evolucionar manteniendo nuestras tradiciones».

«La Semana Santa tiene que evolucionar manteniendo nuestras tradiciones»

Debajo de un paso ha vivido muchas situaciones y conoce bien que el compañerismo es fundamental. Entre cargar o estar delante con el martillo sostiene que «todo tiene su dificultad. Estar debajo de un paso requiere mucho compromiso y como capataz se tiene la responsabilidad de llevar a tu gente bien organizada no solo el día de la salida sino durante todo el año».

Desde que ha sido elegido por la junta de gobierno de Manuel Mota ya trabaja en conformar la cuadrilla para el próximo Lunes Santo. Como él mismo indica «siempre se cuenta con la cuadrilla que ha dejado el anterior capataz y seguir el camino. Lo fundamental para mí es que la gente se comprometa y formar un grupo bueno». Y es en ese objetivo en el que se centra ahora este capataz gaditano que afirma que la cualidad más importante que debe tener para dirigir a la cuadrilla es la responsabilidad.

«La hermandad te deja en tus manos lo más importante que es su patrimonio, que tenemos que tener en cuenta». Pero además Callero defiende que debe haber unión y verdadera hermandad en las cuadrillas. De hecho, se muestra feliz por trabajar también con su nuevo compañero Juan José Muñoz, que se estrenará al frente del palio verde de la Esperanza. «Nos conocemos de hace muchos años en el tema de la carga , y lo considero buena persona, así que me enorgullece trabajar con él».

«Mi abuelo, Eduardo Callero, es quien más me marcó. Desde pequeño me inculcó el amor por laSemanaSanta»

José Ramón ha aprendido muchos de los compañeros cofrades aunque quien más le ha influido desde un principio ha sido su abuelo. «Él es quien más me ha marcado, Eduardo Callero, ya que, desde pequeño, me inculcó el amor y la pasión por la Semana Santa. Aunque no recuerdo cuando él era capataz, sí que recuerdo todas las anécdotas que él me contaba sobre la manera de llevar un paso. Tampoco puedo olvidar a mi amigo Paco Álvarez quien me dio su confianza para esta gran labor, abriéndome de esta manera un nuevo camino en el mundo cofrade».

Con respecto a la situación actual de la Semana Santa gaditana, las hermandades y la carga Callero se muestra contundente y descarta que exista crisis. En este sentido se muestra optimista y positivo y apunta que «no creo que haya crisis, solo momentos como todo en la vida».

El próximo Lunes Santo de 2019 le tocará afrontar la nueva Carrera Oficial como capataz del Nazareno del Amor. Sobre este recorrido que ya ha vivido con Oración en el Huerto señala que «me parece positivo el cambio en la Carrera oficial, ya que esto evidencia que hay interés en cambiar e innovar cosas para tener una Semana Santa mejor. Cierto es que el tramo de San Juan de Dios no lo veo del todo al cruzarse varias hermandades. Lo que tendríamos es que terminar la carrera oficial en catedral como en muchísimas localidades de Andalucía.

Estar en la calle frente al Nazareno Blanco es uno de sus sueños que por fin se verá cumplido en una Semana Mayor que espera que sea «maravillosa y que todos los hermanos disfruten de la estación de penitencia».