Los agentes localizaron las viviendas en las que se encontraban retenidos los menores inmigrantes. - ABC
Sucesos

Secuestran a menores inmigrantes llegados en patera para pedir rescates en Almería

La red, que ha sido desarticulada, amenazaba a las familias con «traficar» con los órganos de los niños

AlmeríaActualizado:

La Policía Nacional ha conseguido desmantelar una red que secuestraba a menores no acompañados tras su llegada a España. Los investigados traían a los niños hasta Cádiz en patera, para después de que entrarán en los centros de internamiento secuestrarlos y llevarlos hasta La Mojonera (Almería).

La red pedía a los familiares de los menores hasta 500 euros para poder liberarlos y amenazaban con matarlos o utilizar sus órganos para el tráfico ilegal. Los agentes han detenido a un total de seis personas en Almería y Cádiz, habiendo ingresado ya cuatro en prisión.

La operación comenzó el pasado verano cuando una mujer marroquí encontró a tres compatriotas menores de edad en Granada en situación de desamparo. Declaró a la Policía esta situación y se pudo iniciar la investigación para identificar la existencia de un entramado criminal que se dedicaba con continuidad a captar menores en Marruecos.

Primero, la banda exigía dinero por el traslado de los niños a España. Una vez realizado el pago, llevaban a los menores hasta Tánger donde partían en patera. Ya en España, si los chicos no eran detectados por las Fuerzas de Seguridad eran recibidos por otros miembros de la red. En el caso de ser ingresados en los centros de menores de la provincia de Cádiz, contaban con contactos para sacarlos de ellos a la mayor brevedad.

La organización no solo secuestraba a los menores con los que ellos traficaban, sino también a otros que estaban ingresados en los centros de menores. En la Mojonera contaban con viviendas donde tenían a los niños retenidos hasta recibir el pago por parte de su familia. En Marruecos se encontraban las personas receptoras de los pagos que informaban a sus cómplices en España.

La Policía ha destacado la profesionalización de esta red que actuaba de manera coordinada con traficantes marroquíes, así como la peligrosidad de esta. De hecho, otras organizaciones ya desarticuladas no dudaron en enviarles sicarios a España por considerar que les quitaban a los menores.