César Nombela

Otra amenaza infecciosa

Hacen falta nuevos avances y mejoras en el combate contra las infecciones por hongos

César Nombela
MadridActualizado:

Gracias al desarrollo de los antibióticos, hace menos de un siglo, se tratan con éxito muchas de las infecciones microbianas que han acompañado a la humanidad a lo largo de la historia. La vacunación contribuye también a afrontar el desafío infeccioso. Pero la amenaza persiste; son ejemplos la aparición y extensión de bacterias resistentes a los antibióticos o la emergencia de nuevos virus para los que nos estamos preparados.

Los hongos patógenos de vegetales o de animales, ser humano incluido, constituyen la otra amenaza de envergadura creciente. Hay 1,5 millones de especies de hongos, casi todas microscópicas; 8.000 de ellas causan enfermedades en las plantas, destruyen cosechas y alteran alimentos en proporciones notables (600 millones de personas se podrían alimentar con lo destruido). Por otra parte, al menos 300 especies de hongos producen infecciones en seres humanos causando anualmente 1,6 millones de muertes en el mundo. Por tanto, no se trata sólo de infecciones molestas en la piel, sino también de infecciones sistémicas invasivas de alta gravedad, especialmente en enfermos con sus defensas debilitadas. Por ejemplo, la aspergilosis determina una mortalidad del 90%. La zona subsahariana, y otras áreas del mundo faltas de desarrollo, concentran la mayor parte de las infecciones fúngicas.

El conocimiento científico de estos microorganismos alcanza un desarrollo notable y permite plantear opciones tanto para el diagnóstico como el tratamiento de la infección fúngica. La célula del hongo es mucho más parecida que la de las bacterias a la célula humana; hay por tanto mayores limitaciones a la hora de desarrollar agentes antibióticos antifúngicos, pero la mayor parte de los antibióticos con los que combatimos a las bacterias no nos van a servir para luchar contra los hongos patógenos. Y también en los hongos se da, de forma creciente, la resistencia a los fármacos que les combaten. Hacen falta nuevos avances y mejoras en el combate contra las infecciones por hongos, hay margen para aumentar el conocimiento científico y su aplicación sanitaria en este campo.

César NombelaCésar Nombela