Religión

Kiko Argüello: «Mi experiencia de fe puede ser enriquecedora para mucha gente»

El iniciador del Camino Neocatecumenal publica por primera vez su itinerario espiritual

Kiko Argüello durante una reunión del Camino Neocatecumenal en Madrid en 2011
Kiko Argüello durante una reunión del Camino Neocatecumenal en Madrid en 2011 - AFP

Con más de 300.000 comunidades en 125 países, 86 seminarios internacionales y un millón y medio de seguidores, el iniciador del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello, se ha convertido en el líder espiritual de una de las realidades eclesiales con más vitalidad dentro de la Iglesia.

Su cuna fue un barrio periférico de Madrid, donde entonces un joven veinteañero y estudiante de Bellas Artes decidió fijar su hogar entre los más pobres en busca de una experiencia cristiana más auténtica. En esas barracas nació en 1964 esta nueva síntesis teológica-catequética que se ha convertido hoy en un itinerario de fe que siguen miles de personas alrededor de todo el mundo.

Después de 50 años dedicados a la evangelización, Kiko Argüello ha decidido publicar por primera vez sus anotaciones personales escritas entre 1988 y 2014. Estos 506 apuntes han sido recogidos en una publicación editada por la Biblioteca de Autores Cristianos (BAC). Según su director, Carlos Granados, se trata de «un libro de espiritualidad encarnado en una historia, en la vida del iniciador del Camino Neocatecumenal».

Homenaje a Carmen Hernández

Para Kiko Argüello supone «un regalo» a todos sus catecúmenos, pero sobre todo es «un homenaje a Carmen Hernández», la coiniciadora del Camino y «alma» de este movimiento inspirado en la renovación que supuso el Concilio Vaticano II. Su fallecimiento el pasado mes de julio a los 85 años de edad fue el último empujón para que Kiko se decidiera a hacer públicas estas notas inéditas.

«Sin duda, la partida de Carmen ha sido una motivación. Carmen también tenía muchas cosas escritas y las estamos reuniendo para ver cómo las publicamos», apunta Kiko a ABC.

El autor es plenamente consciente del contenido profundamente personal de este libro, pero está convencido de que en medio de «una realidad donde Dios ha sido echado fuera del mundo» es más necesario que nunca «dar testimonio» de la fe. «Nosotros somos producto de la historia, pero también de las personas con las que nos hemos encontrado en la vida. Entonces, pienso que la experiencia que yo tengo de Jesucristo durante todo este tiempo de evangelización –50 años por todo el mundo– puede ser enriquecedora para muchas personas. Si le puede servir a alguien, bendito sea Dios, aunque está claro que siempre es un riesgo y me expongo a las críticas», explica Kiko Argüello, quien reconoce que ha tenido que vencer el temor a que esta publicación fuera considerada «una pretensión» de su «vanidad».

«Pequeñas piezas literarias»

El presidente de la Conferencia Episcopal Española y cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, ha sido el encargado del prólogo de este libro que aglutina «pequeñas piezas literarias, que pueden ser leídas sin conexión con la anterior o la siguiente» y que ofrecen «muchos contenidos sobre el carisma específico» del Caminio Neocatecumenal.

«Son reflexiones a partir de un acontecimiento, una convivencia o un encuentro; aldabonazos espirituales de anuncio o denuncia; interpelaciones o llamadas a la esperanza en que se siente concernido el lector; a veces son confidencias atrevidas que brotan del alma del autor; en ocasiones son una especie de himnos o salmos, de súplicas ardientes y de vibrante acción de gracias a Dios».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios