SociedadHombres y perros sí, mujeres no

Una popular barbería de Palma de Mallorca desata la polémica con un provocativo cartel en el que se aclara, en español y en inglés, que hombres y perros pueden entrar en su interior, mientras que las mujeres, no.

: 
Hombres y perros sí, mujeres no
JOSEP MARÍA AGUILÓ Palma De Mallorca - Actualizado: Guardado en:

La polémica más reciente en Palma de Mallorca vinculada al pequeño comercio no tiene que ver con horarios, calendario de festivos o rebajas, sino con un cartel colocado en una popular barbería situada en la Plaza Progreso de la capital balear.

Los clientes del salón Syndicate Barbers conocen bien dicho cartel, en el que aparecen dibujados un hombre, un perro y una mujer, con una frase escrita en castellano y también en inglés justo debajo de cada figura.

«Yo puedo entrar» o «I come in», reza bajo el dibujo del hombre. «Yo también» o «Me too», puede leerse junto a la ilustración del perro. «Yo no» o «Not me», aparece debajo del retrato de la mujer. Así pues, en esa barbería pueden entrar hombres y perros, pero no mujeres, ni tampoco niños, aunque no aparezca ninguna criatura ni ningún bebé en el citado letrero. Como era de esperar, a más de uno no le ha gustado el contenido de ese cartel, como se constató hace unas semanas, cuando varias denuncias fueron presentadas en el Instituto Balear de la Mujer.

El propietario recuerda que hay salones de belleza solo para mujeres

El propietario del local, el holandés Bob Van den Hoek, ha justificado ya en diversas entrevistas que en su barbería sólo puedan entrar hombres recordando que hay establecimientos de belleza en los que únicamente pueden entrar mujeres.

En cualquier caso, Van den Hoek no se ha cansado de repetir que no tiene nada en contra de las mujeres ni de los niños y que su ideal es únicamente que Syndicate Barbers sea un lugar sólo «para caballeros». Sí ha reconocido, al menos, que el citado cartel resulta algo «provocador». Una de las paradojas de esta polémica es que la autoría del letrero se debe a su esposa, Ariela Schönberg, decoradora de nacionalidad alemana.

Local de estilo «vintage»

El propio local ya es en sí mismo bastante peculiar, con un auténtico estilo «vintage». Uno entra en la barbería y retrocede cuarenta años atrás, por el mobiliario, por los discos de vinilo que hay en los estantes o por la posibilidad de poderse tomar una copa como cliente.

Por lo que respecta a las denuncias presentadas en el Instituto Balear de la Mujer, la primera reacción de este organismo fue pedir a Van den Hoek que retirase el cartel, cosa que hizo, aunque al parecer lo volvió a colocar poco después.

El Instituto Balear de la Mujer también se ha puesto ya en contacto con el Govern, el Ayuntamiento de Palma y el Observatorio de la Mujer, para ver si en el marco de sus respectivas competencias podrían obligar a retirar el citado letrero o incluso imponer una sanción económica, algo que aún no se ha producido. Por ahora, en Syndicate Barbers seguirán sin poder entrar ni mujeres ni niños.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios