El director del «Washington Post», Martin Baron, este miércoles 25 de enero en Madrid durante su encuentro con los medios de comunicación
El director del «Washington Post», Martin Baron, este miércoles 25 de enero en Madrid durante su encuentro con los medios de comunicación - ABC

Encuentro con el director de «The Washington Post»: «La libertad de Prensa está en peligro en EE.UU.»

Martin Baron responde a la declaración de guerra de Donald Trump a los periodistas a los que, recuerda ante la prensa española, ha calificado de «escoria», «seres más deshonestos del mundo» e incluso «la más baja forma de vida»

Actualizado:

Martin Baron, director del «Washington Post» acaba de pasar por Madrid invitado por la Fundación Rafael del Pino y la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra dentro del ciclo de «Conversaciones con...». El momento no puede ser más oportuno para un encuentro con él, especialmente cuando el recién elegido presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha declarado la guerra a los periodistas a los que, recuerda Baron en su encuentro con la prensa española, ha calificado de «escoria», «seres más deshonestos del mundo» e incluso «la más baja forma de vida». Todo un aliciente para el director de uno de los diarios más importantes del mundo.

¿Está en juego la libertad de Prensa en Estados Unidos?

Sí, está en peligro. Pero debemos esperar un poco más. Ha sido el presidente el que ha declarado la guerra a los medios con sus descalificaciones. Nosotros solo hemos tratado de cubrir la información y él ha tratado de deslegitimar a los medios y de deshumanizarlos. Y eso me preocupa porque los medios jugamos un papel central en la democracia. Sin libertad de expresión y sin libertad de prensa no hay democracia.

¿Y cómo han reaccionado los estadounidenses ante ese ataque a la prensa?

Bueno, durante la campaña electoral, los medios recibimos ataques no solo de Trump, sino de casi todos los candidatos. Pero especialmente de Trump. Perdimos credibilidad al principio porque los seguidores del partido republicano solo se informan a través de la Fox y de sus medios, que se autodefinían de independientes mientras nos acusaban a nosotros de ser izquierdistas. Pero nosotros seguimos con nuestra misión de publicar información, de verificar lo que se decía, de denunciar las falsedades y conseguir que el pueblo tenga confianza en el trabajo que hacemos cada día.

¿Lo están conseguido?

El número de suscriptores de pago que tenemos es pequeño respecto del número de usuarios únicos cada mes en la web pero pagan cada mes y están creciendo. Se han dado cuenta de la importancia de que alguien investigue. Y nos están apoyando porque han empezado a entender que sin la Prensa para controlar al poder, que sin su fuerza, no hay democracia. Durante la campaña tuvimos a dos personas dedicadas a verificar las declaraciones de los candidatos y a desvelar sus falsedades, que fueron principalmente de Trump. Vamos a seguir durante toda la legislatura porque creo que es nuestra misión. El deber de todo periodista es ser un fact-checker, encontrar hechos y verificarlos.

¿Sería posible un «impeachment» del presidente?

Es muy pronto para afirmar eso. Es difícil predecirlo. Mucha gente no tiene interés en los hechos sino que quiere información con la que poder estar de acuerdo. Es un gran problema de la sociedad porque es vital que todos estemos de acuerdo con los hechos básicos. Se puede estar en desacuerdo con los análisis de los hechos, con las soluciones que se tomen, pero no sobre los hechos. Nuestros lectores deben entender que en el «Washington Post» no somos aliados de ningún partido político o ideología, somos aliados de la verdad.

Durante la campaña, sus investigaciones no hicieron mella en Trump, casi fue lo contrario. ¿Van a cambiar su estrategia?

Sí. Estamos formando un equipo nuevo de 8 personas; un editor, 5 reporteros y un diseñador gráfico y especialista en el periodismo de datos que va a trabajar más rápido que los otros equipos que ya tenemos. Tendrán que acabar sus temas en semanas, en lugar de meses o años. Tendrán que esforzarse por hacerlo más rápido.

¿Cuál es el futuro de los periódicos en papel?

No van a sobrevivir. Vivimos en un mundo digital en el que la gente lee las noticias andando, esperando al autobús o en la cola del supermercado. Reciben su información de manera digital, movil y social, a través de las redes sociales. Esta es la realidad. El papel no será el futuro.

¿Y cómo hacemos rentable internet?

Al principio nosotros tampoco cobrábamos. Pero vimos que con la publicidad no se podía, que había que crear modelos de pago. Teníamos miedo al fracaso pero nos arriesgamos y vimos que cuando se hace periodismo de calidad hay mercado para los suscriptores. Tenemos que pensar que internet es un nuevo medio con una nueva forma de comunicar. Más suelta, más informal, con un peso personal del autor más importante. Usamos las nuevas herramientas de la profesión; el video, los audios, los documentos originales, las anotaciones... Este es el nuevo medio. Pero sin olvidar la marca. Mantener la identidad del medio es esencial. La tradición del Washington Post es la investigación y la vamos a mantener.